Efectos Negativos del Evangelio de la Prosperidad

Posted on Actualizado enn


EL EVANGELIO DE LA PROSPERIDAD:

1. Sobrevalora la posesión de bienes materiales en la experiencia cristiana. La aplicación de los principios del evangelio de la prosperidad provoca un retroceso hacia los primitivos conceptos de los “amigos de Job”; para estos personajes, la pobreza, enfermedad y sufrimiento del patriarca eran producto del pecado y la maldición, por el contrario, las riquezas y salud eran consideradas como el favor del Altísimo. Asimismo, los maestros materialistas hacen absoluto el bien económico, presentándolo como el ente que determina el favor o el desagrado de Yahweh hacia sus hijos.

Esta perspectiva empuja a los cristianos a adoptar formas de vida materialistas. Los púlpitos comienzan a lanzar declaraciones tales como: “Si eres hijo del Rey, debes vivir como un hijo del Rey”, lo cual se traduce en términos prácticos en vestir trajes costosos, conducir automóviles sofisticados o vivir en lujosas casas. Lo mejor del mundo deben disfrutarlo los creyentes. Cuando este estándar de vida no se logra, la insatisfacción, la frustración y el sentimiento de culpa se apoderan de los defraudados creyentes.

2. Practica una hermenéutica por conveniencia. Una doctrina es bíblica cuando está apoyada por una sana interpretación del texto sagrado. No basta citar porciones aisladas, para forjar enseñanzas cristianas. Hablando de la manera en que los teólogos de la prosperidad usan la hermenéutica, Pablo Hoff declara:

“Aunque predican preciosas verdades bíblicas, también sacan pasajes de su contexto y les dan un nuevo sentido, reinterpretan partes de la Biblia para que esté de acuerdo con sus nuevas enseñanzas, ponen demasiado énfasis en algunas doctrinas. En síntesis tergiversan la Palabra de Dios para poder desarrollar sus nociones”.

Esta actitud degenera en los siguientes problemas:

a) Distorsiona el concepto de pacto. Cuando los maestros del evangelio de la prosperidad hablan del pacto, tienen su enfoque en el Antiguo Testamento, capítulo 28 de Deuteronomio, donde Yahweh promete bendiciones materiales para los obedientes, y terribles maldiciones para los desobedientes a la Torah. También sacan de contexto Deuteronomio 8:18 “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.”

Al aplicar estos versículos a la iglesia cristiana, pasan por alto que estas son palabras dirigidas al pueblo de Israel y basadas dentro del contexto del Primer Pacto, lo cual requería un compromiso de obediencia a la Torah de Yahweh; siendo que el cristianismo enseña que la Torah ha sido abolida, por lo tanto no pueden reclamar estas promesas por estar “fuera del pacto”. Además, hoy tenemos un pacto mucho mejor, basado sobre “mejores promesas” (de acuerdo con Heb 8:6) que el anterior. Esto echa por tierra toda la carga de culpa que esta teología pone sobre aquellos que se consideran malditos o desobedientes, por carecer de prosperidad material.

b) Distorsiona el concepto de bendición. Este movimiento tiende a identificar la bendición con la prosperidad material. Esta visión no permite disfrutar de las otras cosas que Yahweh considera bendiciones, en su Palabra, las cuales nos ha dado en el Mesías: “Mas de él son ustedes en el Mesías Yahshúa, el cual nos ha sido hecho por el Poderoso sabiduría, y justificación, y santificación, y redención” (1Co 1:30); “Bendito el Poderoso y Padre de nuestro Maestro Yahshúa el Mesías, el cual nos bendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales en el Mesías” (Efe 1:3)

3. Enseña motivaciones equivocadas para dar. En este sentido, muchos exponentes de este nuevo evangelio enseñan conceptos adecuados, junto con falsedades. Por ejemplo, John Avanzini declara:

“Dios aumentará su cosecha si usted tiene la intención adecuada. La intención de su corazón debe ser bendecir a otros. Si su intención es bendecir, Dios le suplirá las riquezas necesarias”.

Esta declaración no parece muy desviada, sin embargo, en el mismo libro, este señor declara que Dios le habló sobre la multiplicación sobrenatural de dinero para los creyentes. En esta ocasión, como ya hemos señalado, Yahweh se queja con Avanzini de que no puede prosperar económicamente a sus hijos, debido a que estos no piden nada a cambio de sus diezmos y ofrendas. En otras palabras, la visión de Avanzini enseña que se debe ofrendar por interés en una recompensa; enriquecimiento.

Este confuso planteamiento ya ha provocado más de alguna decepción. Un caso patético lo constituye la experiencia del famoso telepredicador Jim Bakker. Quien luego de manipular a su público fue a parar a la prisión, acusado de varios cargos. En su libro “No tuve razón” reconoce haber enseñado que Dios deseaba sobre todo que sus hijos fueran ricos. También relata cómo Dios le mostró que había tergiversado la Escritura, persiguiendo motivos egoístas.

“Yo había buscado textos solo para comprobar mis creencias… La iglesia está en apuros ahora porque hemos sacado versículos de su contexto y edificado nuestra propia doctrina… otro evangelio, otro Jesús y otro espíritu”.

Por otro lado hay que destacar que el Nuevo Testamento motiva a no buscar recompensas por las buenas acciones. Yahshúa enseña a prestar sin esperar nada a cambio: “Y si ustedes prestaren a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué gracias tendrán? porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. Amen, pues, a sus enemigos, y hagan bien, y presten, no esperando de ello nada; y será su galardón grande, y serán hijos del Altísimo: porque él es benigno para con los ingratos y malos” (Luc 6:34-35). Al ayudar a los pobres hay que pensar que “…hay más felicidad en dar que en recibir” (Hch 20:35). Al predicar el evangelio se les dijo a los doce “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia (Mat 10:8). En síntesis, los hijos de Yahweh deben manifestar una actitud semejante a la del Maestro Yahshúa: “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Luc 6:36)

4. Crea un tipo de ministro sobredimensionado (acumulación de poder difícil de controlar). El Nuevo Testamento es muy exigente en cuanto a los requisitos para los líderes eclesiásticos (1ª Tim 3; Tit 1:5-16; etc.) Principios que condenan el abuso del poder, el enriquecimiento ilícito o las conductas inmorales abundan entre las amonestaciones apostólicas. Sin embargo, la disciplina bíblica normalmente es más preventiva que punitiva. O sea, se enseña a evitar estos males, tomando medidas de prevención.

Lamentablemente el perfil de ministro que produce el evangelio de prosperidad está muy propenso a caer en desgracias. La acumulación de riquezas, el uso de artículos exclusivos, adquisición de propiedades lujosas o la posesión de vehículos costosos, puede distorsionar la idea de un servidor público. Más que un ministro que goza siendo el servidor de su congregación, el pastor se transforma en una especie de gerente comercial en búsqueda de la mejor rentabilidad para sus recursos. Así lo señala Alvin Góngora: “Si se ha de respetar cierta lógica, la teología de la prosperidad propone una pastoral “gerencial” cuya autoridad deviene del oficio, creando así un vacío vocacional”

¿Estarán nuestros humildes ministros preparados para recibir y administrar adecuadamente una acumulación de poder, fama y riquezas tan grandes? ¿Serán capaces de no sucumbir ante las ofertas del mercado y una competencia desmedida por alcanzar niveles más elevados?

5. Perjudica la imagen y testimonio de la iglesia cristiana. Cuando el apóstol Pedro hablaba sobre los falsos profetas que acosarían a la asamblea del Mesías señaló una grave consecuencia: “Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas…” (2ª Ped. 2:2,3a) Uno de los peores daños que las prácticas de los materialistas han provocado, lo constituye el deterioro de la imagen pública de la asamblea del Mesías. “El camino de la verdad será blasfemado”

Escondidos en la fe, algunos predicadores realizan libremente sus prácticas de enriquecimiento ilícito. Los creyentes evalúan estas actividades según su nivel de aceptación o rechazo hacia el predicador o hacia la doctrina que promueve. Sin embargo, cuando estos excesos llegan a oídos de los inconversos, el panorama se pone oscuro. La evaluación que los periodistas o autoridades de gobierno hacen de las iglesias que albergan a este tipo de “pastores”, generalmente cae en las categorías de fanatismo, robo, enajenación mental, manipulación sicológica, etc. Lamentablemente muchas veces tienen razón.

Pablo Hoff resume la razón por la que esta doctrina se puede llegar a provocar reacciones como las ya mencionadas:

“Echa leña sobre las llamas de la avaricia y fija la atención de los creyentes en las cosas materiales. El deseo de prosperar materialmente llega a ser una poderosa fuerza seductora que absorbe los pensamientos y actividades del hombre; se imagina que la prosperidad económica es un fin en sí misma. También, algunos predicadores inescrupulosos usan esta doctrina para trasquilar las ovejas y enriquecerse a sí mismos”.

Anuncios

3 comentarios sobre “Efectos Negativos del Evangelio de la Prosperidad

    Franklin González escribió:
    2 de diciembre de 2015 en 3:53 PM

    Bendiciones sobreabundantes amados hermanos en YAHSHUA Ha MashYAH. Yo particularmente, pienso, que la prosperidad no es mala, y sembrar y cosechar tampoco. Salomón le pidió a YAHWEH que le diera sabiduría para dirigir a un pueblo ESO es PROPERIDAD. YAHWEH dice que si oyeremos sus mandamientos y los ponemos por obras y permanecemos en EL, EL YAHWEH permanecerá en nosotros. ¿¿No es esto prosperidad?? Cuando oyes su palabra y la atesoras en tu corazón ¿¿No es esto prosperidad?? Cuando buscamos primeramente el Reino de YAHWEH y su justicia, su misericordia y todas las demás cosas se nos añadcen ¿¿No es esto prosperidad?? Muchos desean la prosperidad material, pero la buscan incorrectamente. Si tienen al Rey y Señor YAHSHUA y le obedecemos y meditamos o pensamos en el Nombre Kadosh, EL YAHWEH dió promesas por el solo hecho de pensar en su hermoso y Kadosh nombre. El trabajo que les dejo es buscar bases escriturales en las sagradas escrituras del comentario que les hice. Bendiciones AMEIN

    Me gusta

      Leogomez respondido:
      2 de diciembre de 2015 en 5:27 PM

      Shalom. Estimado hermano, cuando hablamos de “el evangelio de la prosperidad” no nos estamos refiriendo al concepto de prosperidad en sí mismo, lógicamente prosperar es bueno; pero nos estamos refiriendo a una corriente ideológica pos-moderna en la cual se pone el énfasis en la prosperidad material como sinónimo de salvación y bendición divina. Estamos hablando de un “nuevo evangelio” que se aparta de la sana enseñanza bíblica, con el cual no estamos de acuerdo.
      Gracias y bendiciones.

      Me gusta

    Eduardo Abanto escribió:
    4 de diciembre de 2014 en 6:48 PM

    La Doctrina de Cristo es espiritual,es decir no esta fundamentada en el materialismo sino en amor,la justicia y la sabiduría divina. El propósito de Dios de darnos la vida por un corto tiempo,es para que logremos un progreso y desarrollo espiritual(Mt.5:49;Juan 6:27;Tit.2:11-14;..) y para lograr esa meta espiritual tenemos que conocer la verdad, amar la verdad y servir a la verdad por sobre todas las cosas, y la verdad es Cristo.Es por medio de la palabra de Dios que recibimos sabiduría para llevar una vida balanceada,entre lo espiritual y lo material;porque no podemos amar a Dios y a las riquezas,o es para uno nuestro amor o lo es para el otro.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.