SOLO HAY UN ELOHIM (DIOS)

Posted on


descarga

Deu 6:4 Oye, Yisrael: YHWH es nuestro Elohim, YHWH solamente. 5 Amarás a YHWH tu Elohim con todo tu corazón y con todo tu ser y con todas tus fuerzas”. Esta es una de las proclamaciones principales de la escritura acerca del Padre como único Dios y la encontramos en Deuteronomio 6. El contexto de este fragmento de la escritura se refiere a los mandamientos que Dios dijo a Moisés que enseñase al pueblo, Deuteronomio 6:1 “Esta es la Torah –las leyes y las reglas– que YHWH su Elohim me ha mandado impartirles a ustedes, para que las observen en la tierra hacia la cual van a cruzar para ocuparla.”

El pueblo hebreo conoce la importancia de estas palabras. Tan es así que una de las principales oraciones (tefilot)  judías conocida como el Shema, procede de este versículo bíblico, (Shema Ysrael, YHWH Eloheinu, YHWH Ejad), Oye Israel YHWH nuestro Elohim YHWH uno es. Incluso el mesías al responder acerca del principal mandamiento citó Deuteronomio 6: 5. Así se observa en Mateo 22:37-38 “Jesús le dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”.38 Este es el primero y grande mandamiento. (Biblia RV95).” Solo hay un Elohim, Yahweh se encargó de dejar en claro esta enseñanza en las escrituras:

2Sa 7:22 “¡Tú eres grande en verdad, oh YHWH Elohim! No hay nadie como tú, ni hay Elohim aparte de ti, según hemos oído siempre”. El rey David confirma, que la enseñanza que siempre tuvo el pueblo hebreo, es que solo hay un Elohim, El Padre Yahweh.

1Re 8:60 “–a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que sólo YHWH es ha’Elohim y que no hay otro”. Otro monarca el rey Salomón, conocido como el hombre mas sabio de la tierra, (exceptuando al Mesías), afirmó que solo Yahweh es El Elohim y que no hay otro, derribando todo argumento trinitario de que El Hijo y El Espíritu de Santidad, también son Dios.

Sal 18:31 “Porque ¿quién es Dios fuera de Yahweh? ¿Y qué roca hay aparte de nuestro Dios?”. 

Isa 46:9 “Acordaos de las cosas pasadas desde la antigüedad; porque yo soy Dios, y no hay más Dios, y nada hay semejante a mí”.

Estas son unas pocas citas de la infinidad que hay en las escrituras hebreas, que sostienen que Yahweh es uno solo y no hay mas Elohim. Pero sin embargo, hay quienes argumentan “contrario a la verdad”, que la ley divina (La Torah), está abolida y no aceptan argumentos basados en el llamado antiguo testamento, así que para aquellos que piensan de esa manera, no porque la Torah no tenga validez, sino para demostrar el hecho de que la enseñanza de un solo Elohim (El Padre), es continua a través de todas las sagradas escrituras, tanto las escrituras hebreas, como los escritos apostólicos, veamos algunos pasajes del llamado nuevo testamento, que afirman la enseñanza del monoteísmo puro de la palabra de Elohim:

Juan 14:28. “Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vuelvo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre, porque el Padre mayor es que yo”. En este pasaje el mismo Yahoshua se refiere al Padre como alguien distinto a él y superior, contrario a la teoría de la trinidad elaborado en los siglos tres y cuatros de la era cristiana.

1 Tim 1:17 Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único Elohim, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amén

1Cor 8:6 “Para nosotros, sin embargo, solo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para quien nosotros existimos; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual han sido creadas todas las cosas y por quien nosotros también existimos”. (Biblia Rv95). Este es el fundamento de la enseñanza de Yeshúa y de los apóstoles en relación al Padre como único Elohim, “Ha Elohim”, y su Hijo como Señor. Esta aseveración no da cabida al concepto trinitario.

Juan 20:17 “Yahoshúa le dijo: Suéltame, porque aún no he subido al Padre. Pero ve a mis hermanos y diles: Yo subo a mi Padre y Padre de ustedes, a mi Elohim y Elohim de ustedes”. Nótese que aquí Yahoshúa nuevamente diferencia entre él y El Padre, ademas le llama mi Elohim, si la doctrina de la Trinidad fuese cierta esta aseveración del Mesías carecería de sentido; siendo el mismo parte del dios trinitario.

Es algo irónico que la trinidad, un tema que jamas es mencionado en las escrituras y no fue nunca enseñado por los apóstoles, sea hoy día la enseñanza fundamental de la doctrina, no solo católica, sino cristiana en general, sosteniendo como dogma incluso; que el que rehúse la Santísima Trinidad no tiene posibilidad de salvación. Así lo afirma el credo de Atanasio:

 “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y el que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre (…) Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. (…) Y en esta Trinidad, nada es antes o después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad en la Trinidad que la Trinidad en la unidad. El que quiera, pues, salvarse, así ha de sentir de la Trinidad(…) Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo (…) hijo de Dios, es Dios y hombre.(…) Ésta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse”. (cita textual de eccechristianus). 

No existe en los anales de la historia cristiana desde que se inventó la teoría trinitaria, quien pueda dar una explicación entendible y satisfactoria de la misma, ni siquiera los teólogos mas eruditos del cristianismo lo han hecho; a la hora de explicar la trinidad se basan en frases filosóficas tales como: “la mente finita del hombre no puede entender este misterio”, o usan como ejemplo la fábula que atribuyen a “San Agustín”: 

Un día San Agustín paseaba por la orilla del mar, dando vueltas en su cabeza a muchas de las doctrinas sobre la realidad de Dios, una de ellas la doctrina de la Trinidad. De repente, alza la vista y ve a un hermoso niño, que está jugando en la arena, a la orilla del mar. Le observa más de cerca y ve que el niño corre hacia el mar, llena el cubo de agua del mar, y vuelve donde estaba antes y vacía el agua en un hoyo. Así el niño lo hace una y otra vez. Hasta que ya San Agustín, sumido en gran curiosidad se acerca al niño y le pregunta: “Oye, niño, ¿qué haces?” Y el niño le responde: “Estoy sacando toda el agua del mar y la voy a poner en este hoyo”. Y San Agustín dice: “Pero, eso es imposible”. Y el niño responde: “Más imposible es tratar de hacer lo que tú estas haciendo: Tratar de comprender en tu mente pequeña el misterio de Dios” (Cita textual de Catholic.net ).

Con estas respuestas se quitan de sus espaldas la tarea imposible de explicar una teoría elaborada por el hombre, sin sentido, ni sustento bíblico, mas a pesar de que no se puede explicar satisfactoriamente, sostienen que aquel que no la crea fiel y ciegamente no tiene posibilidad de salvación.

Si la Trinidad hubiese sido la enseñanza de los  apóstoles tendríamos en los escritos nazarenos referencia de ello, ya que de seguro hubiese generado conflictos entre los primeros creyentes en Yeshúa, (la gran mayoría de ellos judíos, que nunca abandonaron su fe, como se acostumbra creer, sino que aceptaron que Yahoshúa es el Mesías de Israel) y hubiese sido el tema a tratar en alguna de las epístolas. Piense por un momento, si el hecho de que los gentiles al abrazar la fe en Yahweh y en Yeshúa como Mashiaj, creó controversias en cuanto a la no observancia del mandamiento de la circuncisión por parte de los gentiles, ¿cuanta más controversia generaría que se enseñase como doctrina a estos hombres, que el único Elohim, Yahweh, ahora son tres?; esto era inaceptable para ellos. De hecho a lo largo de la historia, desde el surgimiento del dogma católico originado en los concilios, la teoría de la trinidad aunado al mesianismo de Yeshúa no aceptado por los judíos, han sido la principal causa del sigma entre yahuditas y cristianos en todo el mundo, ya que es inaceptable e incompatible con la enseñanza escritural, creer que Elohim (Dios), son tres personas divinas en una misma esencia, esto tiene mas matices filosóficas griegas y paganas, que de la doctrina apostólica y de las enseñanzas de la Torah.

SI YAHOSHUA NO ES DIOS ¿QUE SIGNIFICA YO Y EL PADRE SOMOS UNO?

Hay un pasaje bíblico   que se ha descontextualizado para apoyar la teoría trinitaria Juan 10:30. En Juan 10:30, Jesús dijo: “Yo y el Padre somos uno”. Muchas personas utilizan este versículo para justificar su creencia de que Jesús y el Padre forman parte de un Dios trino. Pero ¿es eso lo que Jesús quiso decir?

Echémosle un vistazo al contexto. En el versículo 25, Jesús mencionó que sus obras las hacía en el nombre de su Padre. Y en los versículos 27 al 29 explicó que su Padre le había encomendado el cuidado de sus “ovejas”, refiriéndose a los discípulos. Estas dos declaraciones carecerían de sentido si Jesús y su Padre fueran el mismo ser. En este pasaje, lo que Jesús estaba diciendo podría resumirse así: “Nadie puede quitarme mis ovejas porque nadie puede quitárselas al Padre. Como mi Padre y yo somos tan unidos, quitármelas equivaldría a quitárselas a él”. Para ilustrar este punto de otro modo, imaginemos que un hijo dice: “Si alguien le hace daño a mi padre, es como si me lo estuviera haciendo a mí”. ¿Verdad que nadie pensaría que son la misma persona? Más bien, sus palabras demuestran la estrecha relación que existe entre ellos, igual que la que hay entre Jehová Dios y Jesús. (Cita textual de la biblioteca en línea watchtower

Existen otros versículos que sirven de evidencia para demostrar lo que quiso decir Yahoshúa en Juan 10:30. Evangelio de Juan 17:20-21; 20 “Pero no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 21 para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”. Si se le da el sentido literal que le dan los trinitarios a Juan 10:30, a este pasaje, se podría interpretar que los creyentes también forman parte de la trinidad, siendo uno con El Padre y Yahoshúa, pero obviamente no es esta la interpretación, sino que debe haber una unidad especial entre los creyentes, y a su vez estos con Yahoshúa, a través del amor y el respeto. Tal como se expresa en Efesios 4:2 “con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”. El Mesías continua diciendo, hablando de la unidad, Juan 17:22 “Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 23 Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado”.

Entonces queda claro, en los versículos anteriores que Yahoshúa no quiso decir en Juan 10:30 que el mismo era Yahweh, se estaba refiriendo a la relación tan cercana que tenía con su Padre, se habla en un contexto donde se mencionan las obras realizadas por Yahoshua, hechas en nombre del Padre a través de él, habla de que el Padre le entregó las ovejas y que nadie las puede arrebatar de la mano del Padre, en ese contexto es que se puede entender la famosa frase: Yo y el Padre uno somos, esa unión se demuestra en que las obras las muestra El Padre a través de Yeshúa, la salvación la provee a través de Yeshúa, es ese lazo tan estrecho lo que quiere simbolizar El Mesías en esa frase, pero nunca implicó que él y Yahweh eran la misma persona. Luego en Efesios Pablo acotá: “Un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”. O sea Un Señor, El Mesías,  un Dios y Padre, Yahweh.

Para finalizar cabe acotar que no es de dudar la sinceridad con la que la mayoría de los cristianos buscan a Dios (Elohim), pero es momento de apartarse de dogmas denominacionales e interpretar las escrituras sagradas sin conceptos teóricos pre elaborados, sin prejuicios religiosos, sin dogmas humanos y aceptar la verdad de la Palabra del Eterno. ELOHIM (DIOS) ES UNO SOLO, esta es la enseñanza de Yahweh a Abraham, Moisés, los profetas y lo ratifica el mismo Mesías en Juan 17:3 “Y de esto depende la vida eterna: que te conozcan a ti como el único Elohim verdadero, y a Yahoshúa como el Mashíaj que tú has enviado.

Shalom para todos.

Logo leo 3