SAGRADAS ESCRITURAS

SEMINARIO LA BIBLIA ASPECTOS GENERALES LECCIÓN 1

Posted on Actualizado enn


seminario-la-biblia-1

Seminario “La Biblia – Aspectos Generales”. Dictado por el  Moreh Leonardo Gómez; líder de la asamblea local con sede en Caracas – Venezuela.

El seminario se imparte mediante dos modalidades:

  1. Clases presenciales en vivo, dictadas desde la casa de asamblea local y transmitidas en forma conjunta por Internet a través del sistema de chat TeamSpeak (Para mayor información vaya a la dirección: http://ayahwehven.ayinweb.com/servicios-y-reuniones-virtuales/) Y por nuestra emisora radial streaming RBR 2.0 (http://ayahwehven.ayinweb.com/

  2. Clases, escritas y en audio, enviadas por medio de la lista de correos (leogomeznotificaciones) mediante la cual el participante podrá elaborar las asignaciones requeridas por el facilitador.

Leer el resto de esta entrada »

TABLA DE LOS LIBROS DE LA BIBLIA EN HEBREO

Posted on Actualizado enn


Los Libros de las Escrituras Sagradas

en Hebreo y Castellano

El TaNaKh

Torah — La “Ley” (mejor “Instrucción” Divina)

Castellano

Hebreo

Anotaciones

Génesis

Bereshit  בראשית

En [el] principio
(El libro del comienzo)

Éxodo

Shemot  שמות

Nombres
(El libro de la Redención)

Levítico

Vayiqrá (Wayiqrá)  ויקרא

Y llamó
(Trabajos y Ministerio)

Números

Bemidbar  במדבר

En el Desierto

Deuteronomio

Devarim  דברים

[Estas son las] Palabras
(La Repetición de la Torah)

Neviím (Nebiím) — Los Profetas

Los Profetas Anteriores

Josué

Yahoshúa  יהושע

YHWH es Salvación
(Guerra y Victoria)

Jueces

Shofetim  שפטים

YHWH levanta Jueces

1 Samuel
2 Samuel

Shemu’el Álef   שמואל א
Shemu’el Bet   שמואל ב

Pedido [oído] de Elohim
(Transisión y establecimiento
de la Monarquía

1 Reyes
2 Reyes

Melakhim Álef  מלהים א
Melakhim Bet  מלהים ב

Reyes / Reinos
(Profetas “evangélicos”)

Profetas Posteriores

Isaías

Yeshayahu  ישעיהו

YHWH es Salvación
(visiones, profecías)

Jeremías

Yirmeyahu  ירמיהו

YHWH elevará o levantará
(Actividades del Profeta en exilio en Bavél (Babilonia)

Ezequiel

Yejezqel  יחזקאל

YHWH Fortalece

Los Doce

Oseas

Hoshea  הושע

Salvación (Siervo de Yahweh)

Joel

Yoel  יואל

YHWH es Elohim (Poderoso)
(Compasión de Yahweh — Gracia de ‘Él)

Amós

Amós  עמוס

Carga (responsabilidad, encargo)
(Jucio y y Reino de Elohim)

Abdías

Ovadyah  עבדיה

Servidor de YHWH

Jonás

Yonah  יונה

Paloma

Miqueas

Mikah  מיכה

¿Quién es como Yah?

Nahum

Najum  נחום

Consolación; Consolador

Habacuc

Havaquq  חבקוק

Abrazar; Abrazador

Zofonías

Tzefanyah  צפניה

YHWH oculta, o ha ocultado

Ageo

Hagay  חגי

Festivo; Fiesta

Zacarías

Zekharyah  זכריה

YHWH Recuerda

Malaquías

Malaakhí  מלהכי

Mensajero de YHWH

Ketuvim (Ketubim) — Los Escritos

Libros Poéticos

Salmos

Tehilim  תהלים

Alabanzas

Proverbios

Mishlé  משלי

Proverbios; Parábolas

Job

Iyov; Iyyob  איוב

Megilot (Meguiloth) — Cinco Rollos

Cantar de Salomón

Shir Hashirim  שיר השירים

Cantar de los Cantares (el Cantar por excelencia)

Rut

Rut  רות

Rut

Lamentaciones

Ekhah  איחה

¡Ah!, ¡cómo! ¡Ay!

Eclesiastés

Qohélet  קהלת

El congregador, convocador

Ester

Ester  אסתר

Hadassáh (Mirto)

Libros Históricos

Daniel

Daniyel  דניאל

‘El es mi juez

Esdras

‘Ezrá  עזרה

Nehemías

Nejemyah  נחמיה

1 Crónicas
2 Crónicas

Divré Hayamim Álef   ברי הימים א
Divré Hayamim Bet   דברי הימים ב

Los asuntos [palabras] de los días

 

Ketuvim Netsarim (Berit Jadashah)

El Evangelio — Besorat HaGueulah

Mateo (Matityah)

La Besorat Gueulah Según Matityahu

Yahoshúa como Mashíaj HaMélekh ben David

Marcos (Marqos)

La Besorat Gueulah Según Marcos

Yahoshúa como Siervo

Lucas (Luqa)

La Besorat Gueulah Según Lucas

Yahoshúa como Hombre Perfecto (Ben Adam)

Juan (Yojanán)

La Besorat Gueulah Según Yojanán

Yahoshúa como el Hijo Divino

Historia

Hechos (Maaseh)

Maaseh Shelujim

La obra de la rúaj haqódesh en la comunidad Nazarena primitiva

Epístolas (Cartas)

Cartas del Shalíaj Shaúl

Romanos (Romiyim)

La carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Roma

La teología de la gracia explicada

1 Corintios (Qorintiyim Álef)

La primera carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Corinto

2 Corintios (Qorintiyim Bet)

La segunda carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Corinto

Gálatas (Galatiyim)

La carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Galacia

Efesios (Efesiyim)

La carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Efeso

Filipenses (Filipiyim)

La carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Filipos

Colosenses (Qolasiyim)

La carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Colosas

1 Tesalonicenses (Tesaloniqim Álef)

La primera carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Tesalónica

2 Tesalonicenses (Tesaloniqím Bet)

La segunda carta del Shalíaj Shaúl a la comunidad mesiánica en Tesalónica

1 Timoteo (Timotios Álef)

La primera carta del Shalíaj Shaúl a Tomoteo

2 Timoteo (Timotios Bet)

La segunda carta del Shalíaj Shaúl a Tomoteo

Tito (Titos)

La carta del Shalíaj Shaúl a Tito

Filemón (Filemón)

La carta del Shalíaj Shaúl a Filemón

Carta a los Hebreos Nazarenos en el Galut (la Dispersión)

Hebreos (Ivrim)

La carta a los Ivrim haMeshijim

Yahoshúa HaMashíaj como
Cohén HaGadol

Cartas de otros Shelijim

Jacobo (Santiago)

La carta del Shalíaj Yaaqóv a la Comunidad Nazarena

1 Pedro (Kefá Álef)

La primera carta del Shalíaj Kefá a la Comunidad Nazarena

2 Pedro (Kefá Bet)

La segunda carta del Shalíaj Kefá a la Comunidad Nazarena

1 Juan (Yojanán Álef)

La primera carta del Zakén Yojanán a la Comunidad Nazarena

2 Juan (Yojanán Bet)

La segunda carta del Zakén Yojanán a la Comunidad Nazarena

3 Juan (Yojanán Guímel)

La tercera carta del Zakén Yojanán a la Comunidad Nazarena

Judas (Yahudáh)

La carta del Shalíaj Yahudáh a la Comunidad Nazarena

Profecía — El regreso del Mashíaj

Revelación (Jazón) (Hitgalút)

La cuarta carta del Zakén Yojanán a
la Comunidad Nazarena

  Libro de visiones y revelaciones sobre el futuro.

CUESTIONES DE TRADUCCIÓN

Posted on Actualizado enn


Algunas Cuestiones de Traducción

(Del Antiguo Testamento)
Por Daniel C. Arichea[Daniel C. Arichea, Jr. es Coordinador de Traducciones de la Sociedad Bíblica Unida para la Región del Pacífico Asiático.

Artículo traducido de The Bible Translator, octubre de 1989, por Yosef Aharoni.]

En mi trabajo con traductores, particularmente con el Comité de Idioma Común de Indonesia, me he concientizado mucho sobre los problemas de traducción que se relacionan específicamente con el Antiguo Testamento. Dos de estos problemas se van a discutir en este articulo: Citas y alusiones del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, y aparentes inconsistencias dentro del Antiguo Testamento.

Con relación al primer problema, se hace la observación de que una cita en el Nuevo Testamento a menudo no concuerda con su contraparte del Antiguo Testamento. El problema se hace mas serio por el hecho de que a veces una idea teológica en particular que el Nuevo Testamento quiere resaltar, o no es obvia o está ausente en el Texto Hebreo.

¿Con relación al segundo problema, los traductores se desconciertan y no están seguros de manejar aparentes discrepancias dentro del registro del Antiguo Testamento, sea que éstas se encuentren en un solo libro (como los diversos detalles en el relato del diluvio en Génesis 6 al 9), o en libros diferentes (como la diferencia en detalles entre Reyes y Crónicas). ¿Deben dejarse a un lado estas discrepancias, o deben reconciliarse de alguna manera en la obra de traducción?

Estas preguntas son asuntos serios, especialmente cuado se ven desde una posición en particular con relación a la naturaleza de la Biblia como la Palabra de Dios. A menudo se afirma que un aspecto importante de la declaración de que “la Biblia es la Palabra de Dios” es que la Biblia tiene que tener el componente de “exactitud.” En cuanto a la relación entre el Antiguo y Nuevo Testamentos, “exactitud” significaría entre otras cosas, que cuando unos pasajes del Antiguo Testamento se citan en el Nuevo Testamento, la cita del Nuevo Testamento y el pasaje del Antiguo Testamento deben estar en completo acuerdo, tanto en fraseología como en interpretación. Si este no es el caso, entonces viene a ser un problema teológico para los traductores, el cual ellos ignoran o tratan de resolver de varias maneras, y una manera de resolverlo es hacer ajustes en el pasaje del Antiguo Testamento para que concuerde con su contraparte en el Nuevo Testamento.

El texto del Antiguo Testamento: Niveles de significado.

A la luz de nuestra discusión de arriba, es necesario considerar en cuál nivel de significado estamos interesados cuando traducimos un texto del Antiguo Testamento que no es necesario porque la formación del Antiguo Testamento incluye varias etapas, cada una de las cuales representa un nivel de significado. Podemos, por ejemplo, hablar de los siguientes niveles de significado cuando manejamos un texto del Antiguo Testamento:

1. el significado del Antiguo Testamento atribuido por las fuentes (que a veces puede descubrirse, pero a menudo es imposible de recobrar)

2. el significado del Antiguo Testamento atribuido por los escritores o editores.

3. el significado del Antiguo Testamento atribuido por el editor final.

4. el significado del Antiguo Testamento atribuido (entendido) por la comunidad de creyentes cuando aceptan este texto como Escritura.

5. el significado del Antiguo Testamento atribuido por el canon completo.

6. el significado atribuido por los escritores del Nuevo Testamento.

7. el significado del Antiguo Testamento atribuido por un interprete moderno dentro de una comunidad moderna de fe.

¿Cual de estos niveles de significado estamos traduciendo? En lo que sigue voy a sugerir ciertos principios que tratan de todo este asunto de traducir el Antiguo Testamento. Estos principios son sugerencias mas bien que “leyes,” pero se presentan para abrir la discusión sobre cómo debe traducirse el Antiguo Testamento de la manera más exacta y responsable posible.

Traduciendo pasajes dentro del Antiguo Testamento

1. El Antiguo Testamento debe traducirse primariamente como una Escritura Judía o Hebrea. Aunque el Antiguo Testamento es parte del canon cristiano, y puede interpretarse como tal, es mucho más util traducir el Antiguo Testamento como si fuera solo y no como una parte de la Biblia entera. Este enfoque garantizara que el significado del Antiguo Testamento (significados 2 y 3 arriba) se haga primario en la obra de traducción.

2. El Texto Hebreo del Antiguo Testamento es el texto básico que se va a traducir. Esto significaría que siempre que haya una diferencia entre el Texto Hebreo y otras versiones (como la Septuaginta), es el Texto Hebreo el que debe prevalecer. Este principio es muy importante cuando se traducen pasajes del Antiguo Testamento que se citan en el Nuevo Testamento, ya que los escritores del Nuevo Testamento a menudo no citan del Texto Hebreo, sino de la Septuaginta.

3. Siempre que haya diferencias en lo que concierne a información detallada, éstas no deben ser armonizadas. Esto resulta cierto de diferencias que se encuentran en el mismo libro o entre libros diferentes. El material del Antiguo Testamento nos ha llegado ya con estas diferencias, y el traductor debe ser fiel a esta característica particular del Antiguo Testamento.

4. No debe haber un intento de “cristianizar” el Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento debe traducirse de tal manera que refleje en la traducción cualquier principio moral o idea teológica que esté presente en los libros del Antiguo Testamento, aun si estas ideas puedan considerarse pre-cristianas, o hasta anti-cristianas.

5. Conceptos y vocabulario distintivamente cristianos no se deben usar en la traducción de textos del Antiguo Testamento. Términos como “Cristo,” “Espíritu” (con E mayúscula), “Espíritu Santo,” “iglesia,” y otros, tienen un uso especialmente cristiano, y por lo tanto deben evitarse en la traducción del Antiguo Testamento.

6. Con relación a pasajes del Antiguo Testamento que se citan o a los que se alude en el Nuevo Testamento, se debe hacer todo esfuerzo por traducir estos pasajes naturalmente en su contexto de Antiguo Testamento, mas bien que a la luz de su uso e interpretación en el Nuevo Testamento.

7. Finalmente, debemos traducir la forma y el significado del texto en el tiempo cuando se recibió como Escritura por la comunidad confesante (significado 4 en los niveles arriba). En muchos, y tal vez la mayoría de los casos, el significado de este nivel será el mismo que el significado en el nivel 3 (el editor final) y hasta cierto punto del nivel 2, pero aúm es cierto decir que estos niveles de significado no son el objeto primario de la obra de traducción. En forma, sin embargo, habría considerable diferencia entre el nivel 4 y los niveles previos. Y es importante reconocer que cando traducimos cualquier libro del Antiguo Testamento, tomamos en serio la forma que asumió cuando fue reconocido como Escritura por la comunidad confesante. Por ejemplo, a la vez que reconocemos la validez de las conclusiones de la moderna erudición bíblica de que el libro de Isaiah puede haber sido escrito par más de una persona, en la obra de traducción el objeto de nuestro interés es el libro de Isaiah como un solo libro, siendo que esa es la forma canónica que se recibió como Escritura por la comunidad confesante.

Pasajes del Nuevo Testamento que citan del Antiguo Testamento

1. Cuando se traduce un pasaje que es una cita del Antiguo Testamento, debemos traducir el significado del Antiguo Testamento atribuido par el Nuevo Testamento, independientemente de si armoniza o no con la intención del texto del Antiguo Testamento.

2. Pasajes del Nuevo Testamento que se citan del Antiguo Testamento deben traducirse como textos del Antiguo Testamento, escritos por escritores del Antiguo Testamento, y no por escritores cristianos. Estas citas se toman en serio por los escritores del Nuevo Testamento como que se originaron en un periodo especifico de la historia de Israel. Por lo tanto, no deben cristianizarse por medio de leer conceptos cristianos en ellas, o por usar un vocabulario distintivo en la traducción.

Lo que significa todo esto es que cuando un traductor está traduciendo el Antiguo Testamento, incluyendo citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, debe traducirlo primariamente como una escritura judía, y sólo secundariamente como escritura cristiana. El traductor debe evitar la tentación de leer el Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento o de leer el Nuevo Testamento en el Antiguo Testamento. De esta manera, la integridad del Antiguo Testamento como Escritura judía y eventualmente como parte del canon cristiano, no se compromete en absoluto en la obra de traducción.

Algunos comentarios adicionales

Habiendo dicho todo, agregaré ahora algunos comentarios que cualifican las sugerencias anteriores.

1. Cuando es posible en base textual, exegética y lingüística armonizar los textos del Antiguo Testamento con sus contrapartes del Nuevo Testamento, debe hacerse. Lo que esto significa es que si el texto hebreo del Antiguo Testamento puede traducirse de la misma manera que el texto griego en el Nuevo Testamento, sin ningún compromiso en lo concerniente al texto, el idioma, y la exégesis, entonces el texto del Antiguo Testamento debe traducirse de la misma manera que su contraparte del Nuevo Testamento. Si el Antiguo Testamento permite otras interpretaciones, estas alternativas deben ponerse como notas en el texto del Antiguo Testamento, pero NO en el Nuevo Testamento.

2. Este principio al menos abre la posibilidad de armonizar los textos del Antiguo Testamento con su contraparte del Nuevo Testamento. Hay peligros en esta proposición, pero si se usa con cuidado, ofrece grandes posibilidades. Lo que la proposición no permite es leer el Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, esto es, cambiar el pasaje del Nuevo Testamento citado del Antiguo Testamento para que armonice con su contraparte del Antiguo Testamento.

3. Cuando sea posible en base textual, exegética y lingüística traducir un texto de manera que se permita una interpretación posible que ya es prevaleciente en la fe cristiana, entonces esto puede hacerse. Sin embargo, se deben tener en mente dos cosas. En primer lugar, la frase “ya prevaleciente en la fe cristiana” es muy importante en esta proposición. Lo que se quiere decir aquí no es una idiosincrasia aislada de algún grupo pequeño, sino una interpretación sostenida por un numero grande dentro de la fe cristiana. Además, tal interpretación debe ser algo que pueda pasar la prueba cuando se juzgue por el Evangelio de Jesucristo.

En segundo lugar, en ningún caso el significado del Antiguo Testamento debe quedar secundario al significado cristiano. En este punto vemos mas claramente la distinción entre la tarea de la exégesis y la traducción y la tarea de la teología y la proclamación. Exégesis en el sentido estricto es la interpretación exacta de un texto en su significado original, mientras que teología y proclamación son esfuerzos que relacionan un texto con una situación particular.

En esta ultima actividad, podemos apegarnos al significado original o ir más allá de él, de modo que el texto venga a ser un texto moderno. Una buena traducción no moderniza el texto; sin embargo, abre el texto para una interpretación y proclamación relevante y significativa.

Algunos ejemplos

Queda de parte nuestra probar las anteriores proposiciones por medio de examinar algunos textos.

Gen. 1:2 , rúaj Elohim

La traducción tradicional de esta expresión es “el Espíritu de Dios” (RV, VM, VI; o “el espíritu de Dios”). Algunos interpretes entienden que esta expresión no significa el espíritu, de Dios, sino un viento recio, tomándolo no como parte de la actividad de Dios, sino como parte del cuadro total de caos que se pinta en el primer verso. Debe notarse que esta interpretación evita el problema de hacer que Dios sea el autor del caos, y acentúa el hecho de que el acto de creación de Dios consiste primariamente en producir orden del desorden en la tierra. A la luz de esta discusión, ¿cuáles son las posibilidades de traducción?

1. Si llegamos a la conclusión exegética de que la expresión rúaj elohim significa Espíritu (o espíritu) de Dios, entonces la traducción debe reflejar esta conclusión exegética. Debemos estar conscientes, sin embargo, del problema que surge cuando la expresión se traduce como Espíritu de Dios (con E mayúscula), porque esto equivale a cristianizar el texto, ya que el Antiguo Testamento normalmente no habla del espíritu de Dios de una manera personalizada. Seria mejor traducir espíritu de Dios (con e minúscula), o el poder de Dios, lo cual es un significado primario de espíritu en el Antiguo Testamento. Algunas traducciones han vertido “espíritu” como un verbo: “Dios tenía poder (o control) sobre todo esto.” En cualquier caso, traducir la expresión como espíritu de Dios o poder de Dios indicaría que este no es parte del cuadro de caos que se pinta en el verso 1, sino más bien, mostraría que, a pesar del caos, Dios aún está en control. En este caso, sería más apropiado usar “pero” como conectivo (véase Moffatt) en lugar de “y” (como en RV).

2. Sin embargo, si llegamos a la conclusión exegética de que el significado de la expresión es “un viento recio,” esto también debe reflejarse en la traducción. Esto significaría que la traducción debe ser fiel al significado de la expresión hebrea aun si en el proceso no apoya algunas interpretaciones teológicas que se derivan de una traducción diferente de la misma expresión.

3. Una tercera posibilidad es que haya un idioma similar al hebreo donde “viento”y “espíritu” se viertan por la misma palabra, entonces esta palabra puede usarse en la traducción, si es natural en este contexto.

4. Lo mejor tal vez sea que cualquiera sea el significado que se ha escogido, debe haber una nota indicando las diversas otras alternativas.

Gen. 1:26 “Hagamos al hombre a nuestra imagen”

1. Esto implica una discusión entre Dios y su corte celestial, significando los seres celestiales que están alrededor de la Deidad y que constituyen su conci1io. Esto es difícil de aceptar, siendo que Dios actúa solo en la creación.

2. El plural es reflexivo: Dios está hablando consigo mismo, y el plural es una forma de “plural de majestad.”

3. La forma plural puede explicarse como un asunto gramatical. Siendo que el término hebreo común para “Dios”, o sea Elohim, es una forma plural, así a veces se describe a Dios como hablando en forma plural. El plural es

una herramienta retórica. Un comentador ha escrito: “Un hombre hoy día que delibera sobre un curso de acción puede que diga: “¡Vamos a hacerlo!” cuando quiere decir: “¡Voy a hacerlo!” Un “¿Qué vamos a hacer?” viene naturalmente a los labios del alma perpleja en lugar de “”¿Qué voy a hacer?” … Esta es la clase de lenguaje deliberativo que surge en otras partes de la Biblia. En Genesis 11:7 el conci1io divino halla expresión en un “hagamos” cuando es sin embargo evidente que Yahweh solo esta hablando consigo mismo. Isaiah 6:8 se las arregla para combinar el singular y el plural en la misma auto-pregunta: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?” Presumiblemente nada está en juego aquí más que la misma clase de retórica.”

………………

4. Muchos cristianos, desde los primitivos padres de la iglesia hasta el presente, han visto en estos pronombres plurales una alusión a la doctrina cristiana de la Trinidad.

¿Cuá1es entonces son las posibilidades de traducción?

1. Si llegamos a la conclusión exegética de que la forma plural aquí se refiere a Dios hablando a su corte celestial, entonces la forma plural se retendrá en la traducción del Antiguo Testamento, con una nota. Sin embargo, como se indicó arriba, este significado no es muy probable.

2. Si llegamos a la conclusión exegética de que la forma plural aquí es una herramienta por la cual Dios se refiere a sí mismo, entonces hay dos posibilidades abiertas al traductor. Si una forma plural así existe en su idioma y se puede usar en forma natural, entonces el traductor debe animarse a usarla aquí, ya que eso no sería una violación a la intención del texto bíblico.

El problema surge, sin embargo, cuando tal herramienta no está presente en un idioma, o no es natural usarla en este contexto. Retener la forma gramatical del hebreo resulta en un malentendido de la intención del texto bíblico. En tal caso, siendo que el significado bíblico es primario, la elección lógica es cambiar el plural por el singular, tal vez con una nota explicando la forma plural hebrea.

Salmo 45:6 (citado en Hebreos 1:8)

La mayoría de los traductores e intérpretes entienden que Heb. 1:8 es “Tu trono, oh Dios, durará para siempre.” (Hay algunas excepciones, notablemente Moffat y Goodspeed: “Dios es tu trono para siempre.”) GNB tiene “Tu reino, oh Dios, durará para siempre,” con una nota: “o: “Dios es tu trono.”

En la otra contraparte del Antiguo Testamento de este verso, hallado en Sal. 45:6, algunas traducciones tienen exactamente lo mismo que en Heb. 1:8 (Goodspeed, NIV, NAB, JB). Otras. traducen en forma diferente; por ejemplo: “Tu trono permanecerá para siempre” (Moffatt); “Tu trono es como el trono de Dios, eterno” (NEB); “Tu trono divino dura para siempre” (RSV, con la nota: “o: Tu trono es un trono de Dios,” o: “Tu trono, oh Dios”); “El reino que Dios te ha dado durará para siempre” (GNB, con nota: o: “Tu reino, oh Dios”, o: “Tu reino divino.”) No hay duda en cuanto la posibilidad de traducir el texto hebreo de Salmo 45:6 de la misma manera que el texto griego de Heb. 1:8. El principal problema es si tal traducción cabe en el contexto del Salmo. El Salmo 45 es un salmo dirigido al rey, tal vez a David, o tal vez a un rey de la línea davídica. Entonces surge la pregunta de si es apropiado dirigirse al rey como Dios. Muchos comentarios reconocen que al rey nunca se le dirigen como Dios en el Antiguo Testamento, y por lo tanto este verso sería único si se tradujera de la misma manera que Heb. 1:8.

A la luz de esta discusión, ¿cuáles son las posibilidades en la traducción del salmo45:6?

1. Si llegamos a la conclusión exegética de que al rey no se le debe dirigir como Dios, y que por lo tanto es más apropiada una lectura diferente del texto a la luz de todo el salmo, entonces esta conclusión debe reflejarse en la traducción. En tal caso, tal vez debe haber una nota en cuanto a la posibilidad de traducir este verso de la misma manera que Heb. 1:8.

2. Sin embargo, si no hallamos ninguna dificultad en hacer dirigirse al rey como “dios,” entonces tampoco hallaríamos ninguna dificultad en traducir este verso exactamente igual a Heb. 1:8, ya que tal traducción estaría justificada, no sobre bases teológicas ni primariamente por un deseo de armonizar el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, sino en base textual, exegética y lingüística.

Salmo 110:1 comparado con Hechos 2:34

El uso que hace el Nuevo Testamento del salmo 110:1 es obviamente una referencia a Jesús como el Mesías. La mayoría de las traducciones consultadas para este artículo indican esto claramente al capitalizar tanto la primera como la segunda ocurrencia de Señor; por ejemplo, GNB: “El Señor dijo a mi Señor.”

La contraparte del Antiguo Testamento es el comienzo de un salmo de entronización, siendo el rey el sujeto del salmo. La GNB hace clara esta referencia: “El Señor dijo a mi señor, el rey.” Algunas otras traducciones no son tan directas, aunque el segundo Señor no se capitaliza, por ejemplo, la RSV: “El Señor dice a mi Señor.” Algunas otras traducciones capitalizan Señor en ambos casos.

NIV: El Señor dice a mi Señor.

NAB: El Señor dijo a mi Señor.

JB: Oráculo de Yahweh a ti, mi Señor.

¿Cuáles entonces son las posibilidades de traducir este verso?

1. Debe evitarse leer un vocabulario del Nuevo Testamento en el verso. Un ejemplo de una traducción que lee vocabulario cristiano en este verso se ve en La Biblia al Día (The Living Bible): “El Señor dice a mi Señor, el Mesías.”

2. Capitalizar el segundo Señor puede interpretarse como armonizando el verso del Antiguo Testamento con su contraparte del Nuevo Testamento sobre bases teológicas, y por lo tanto debe evitarse.

3. Siendo que el significado del Antiguo Testamento es primario, la traducción de GNB se justifica y es tal vez la mejor manera de evitar cualquier malentendido del verso.

4. Es posible traducir el verso literalmente, sin capitalizar el segundo señor, y con una nota que explique que el segundo señor se refiere al rey. Aunque esto no es tan bueno como hacer explícito el significado del verso, sin embargo puede justificarse sobre la base de que siendo que este verso se cita varias veces en el Nuevo Testamento, es deseable mantenerlo tan cerca como sea posible con la traducción del Nuevo Testamento, siempre que esto esté justificado sobre bases textuales, exegéticas y lingüísticas.

****************************

Traducir el Antiguo Testamento puede ser una tarea muy entusiasmadora. Mi propósito al presentar las sugerencias anteriores es añadir a ese entusiasmo, y en adición, ayudar a garantizar que las traducciones del Antiguo Testamento sean fieles al significado e intención del texto del Antiguo Testamento.

¿QUÉ ES LA TORAH?

Posted on Actualizado enn


Conociendo a los karaítas – 03

 ¿Qué es la Torah?

Por el Jakham Mordekai Alfandari

 “… este pueblo se Me acerca con su boca y con sus labios Me honra, pero su corazón está lejos de Mí y su temor de Mí es un mandamiento de hombres aprendido de memoria” (Isaías 29,13)

Había una vez un famoso rey que decidió cierto día visitar las áreas rurales de su reino para investigar la situación social y económica que prevalecía allí. Cuando llegó a una remota región montañosa vio con sorpresa y asombro que ni una sola persona en todo el pueblo sabía leer ni escribir. Como resultado, la población estaba sumida en la más profunda ignorancia, creía en supersticiones e ignoraba cualquier cosa que sucediera en el mundo exterior. Como es propio de un rey que desea mejorar la condición de sus súbditos, ordenó inmediatamente volver a su palacio y que se enviara a ese pueblo un maestro provisto con los libros de texto.

Cuando ya había pasado cierto tiempo, el maestro volvió a él con lágrimas y con amargor de boca: “Ellos me arrojaron fuera y robaron los libros”, informó el maestro al rey. El rey decidió visitar el pueblo como había hecho antes, para así averiguar lo que había pasado. Él se quedó realmente perplejo cuando vio, al entrar en las casas del pueblo, que los libros de texto que había enviado con el maestro al pueblo, estaban todos colgando en las paredes en lugares prominentes. lámparas de aceite ardían delante de los libros y mesas repletas de incienso se habían colocado ante ellos, así como platos de plata, etc. Los lugareños explicaron al rey, “Mire, nosotros hemos recibido los preciosos libros que usted nos envió, su majestad, y los honramos según nuestra tradición; nosotros continuamos viviendo como siempre, y no nos servimos de ese hombre que nos trajo los libros”. “Oh necios, cortos de inteligencia”, gritó el rey, “Yo les envié los libros para que con la ayuda del maestro ustedes aprendieran de ellos, y para que entendieran que su estilo de vida está equivocado. Y para colmo han hecho de estos libros abominaciones aún mayores que las que yo odio”.

Así ocurrió cuando la Torah fue entregada a los Hijos de Israel por el fiel maestro enviado por el Rey del universo, con el propósito de distanciar y separar al pueblo de YHVH de los errores de las antiguas naciones que creían en demonios y espíritus, la astrología y el mal de ojo, los cultos mágicos, y de quienes oran a “santos” muertos para que intercedan en su nombre ante su Padre en el cielo. De hecho, ellos recibieron la Torah, y la pusieron en una caja en la pared, y continuaron estudiando las palabras de sus “sabios” mientras lámparas llenas de aceite ardían ante la caja. nota 1

Pero la Torah se olvidó e Israel volvió a las supersticiones de las antiguas naciones, creyendo en demonios y astrología, amuletos y talismanes, el mal de ojo y tumbas de santos. ¡Incluso arremetieron contra el Maestro diciendo “no esta en el cielo”, queriendo decir que aun cuando una voz viniera del cielo advirtiéndonos que hemos errado en nuestra interpretación de la Torah, no debemos prestar atención a la voz porque la Torah ya “es nuestra” y aquel que nos la dio no tiene ningún derecho a intervenir – éstas son las explícitas palabras de los sabios del Talmud y Midrash! Así la Torah se ha vuelto una “religión”, una “tradición”, un mandamiento de hombres aprendido de memoria . Hay algunas personas que al ver un pedazo de pan arrojado al suelo corren a recogerlo y besarlo, una práctica que no se menciona en la Torah, esas mismas personas encienden fuego en el Séptimo Día. ¡Cuelan el mosquito y tragan el camello! nota 2

Hemos olvidado que la Torah es un Árbol de Vida y no una religión. Hemos olvidado que la Torah nos exige que nos comportemos en todo momento según sus leyes – cuando nos acostemos y cuando nos levantemos, en el mercado y en el lugar de trabajo. La Torah nos dice – Amaras a tu hermano como a ti mismo, nos ordena – Serás justo en todos tus caminos – pero odiamos a nuestros hermanos y procuramos honor y ganancia injusta.

Así, la fe se ha debilitado. La mayoría de Israel ha dejado el bando de los creyentes hasta no quedar ninguno; nadie permanece fiel; no hay ningún hombre sincero. Los necios han hablado falsedad diciendo que el Pueblo de Israel sólo sobrevive debido al idioma hebreo, o debido a su odio hacia los Gentiles, o debido a la “narizota judía”, o debido a Herzl y a Jabotinsky. nota 3

¡Hermanos!, Examinemos nuestros actos, quitemos los falsos dioses de nuestro interior, y volvamos a la verdad como nuestros Profetas nos han enseñado. Purifiquemos nuestros pensamientos, investiguemos en la Torah y en las Santas Escrituras, y por ellas enderecemos nuestros caminos. Volvámonos no a los fantasmas y a los espíritus, no creamos en falsedades. Creamos en la Ley de Moisés y no en mandamientos de hombres. Hablemos verdad y no mentira, No sigamos los caminos de los incircuncisos, y esforcémonos en guardar los mandamientos y practicar justicia.

Y…, ¿Cuál será nuestra vara de medir?. Antes de cada acción preguntémonos – ¿Está esto de acuerdo con la voluntad de Aquel que nos enseñó el buen camino? ¿Está este asunto tratado en la Torah? ¿Este acto es correcto? ¿Está basado en las enseñanzas de los profetas? ¿Nos exige la Torah actuar así?

Ya se ha dicho que la Torah no es una “religión” como otras religiones. Es un proyecto de vida. El problema es que a lo largo de las generaciones “hombres sabios” la han cubierto con miles de contradictorias interpretaciones, escondiendo su simple y llano significado, y así han hecho errar a la nación. Por consiguiente, debemos tener el cuidado, no sea que el Rey nos visite y nos encuentre enfrascados en abominaciones.


Notas:

Nota 1: ¡El dicho “mientras las lámparas repletas de aceite ardan ante la caja” es una acusación de la práctica de dejar una “lámpara ardiendo siempre” frente al “Arca Sagrada” en la Sinagoga, incluso en Shabát! Esto es una violación directa de la orden Bíblica “No encenderéis fuego en ninguna de vuestras casas en sábado” (Ex 35,3).” [NG] Volver

Nota 2: : El significado de “¡Cuelan el mosquito y tragan el camello!” es que los injustos pastores de personas malgastan sus energías luchando contra problemas triviales (recogiendo el pan arrojado) mientras ignoran los peligros reales que acechan a su rebaño (la ira de Hashem por violar el Shabat). Volver

Nota 3: Herzl fue el tradicional fundador del Sionismo Moderno y Jabotinsky fue uno de los grandes líderes Sionistas. ambos son considerados héroes en el Estado de Israel hasta el momento y en los primeros días del Estado casi se les admiró como a Elohimes. [NG] Volver


Este artículo fue publicado originalmente en Hebreo en el Karaite Journal Ha’Or, Año 2 Volumen 7 (Tishrei) [Septiembre-Octubre 1957] pp.1-2 bajo el título “HaTorah Mahi?”. Traducido del Hebreo al Ingles por Nehemia Gordon (Feb. 2000).