TEMAS CONTROVERSIALES

TEXTO SENTIDO Nº2 (Romanos 10:4)

Vídeo Posted on Actualizado enn


Micro-espacio animado creado por el Moreh Leonardo Gómez con el fin de facilitar el aprendizaje de la interpretación correcta de textos bíblicos.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

EL AMÉN

Posted on Actualizado enn


El Amén

Apo 3:14(RVR) “Y escribe al ángel de la asamblea en LAODICEA: He aquí dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación del Poderoso”

La palabra “Amén” es quizás una de las palabras más conocidas y pronunciadas por los creyentes en las Sagradas Escrituras, sin distingo entre judíos, cristianos y los que estamos en la restauración de la fe hebrea; pero a pesar de ello, hay en torno a dicha palabra una gran controversia con relación a si es adecuado su uso en el culto a Yahweh.

Esta controversia viene como resultado de la posición que tienen algunos grupos mesiánicos que han venido enseñando que no deben de usarse ciertas palabras del castellano porque alegan que tienen alguna raíz idolátrica; en este argumento se basan para no utilizar el término “Amén” en su pronunciación natural, alegando que tiene un origen relacionando con el dios egipcio Amón/Amún o Amón- Ra; lo cual, según ellos, lo hace y es así considerado, un término pagano y que por lo tanto no es conveniente su uso en todo lo relacionado con la fe hebrea restaurada y por eso debe restaurarse la pronunciación de la manera escrituralmente correcta, que dicho sea de paso, varía entre los diferentes grupos que exponen esta idea, conociéndose distintas formas como: “Omén”, “Omein”, “Emén”, “Amein”, etc.

Nuestra opinión al respecto, con todo respeto a las personas que son de esta posición (ya que todos tenemos derecho a expresar lo que pensamos y entendemos) es que esta es una tendencia de extremismo religioso con la cual debemos tener mucho cuidado, ya que aunque es verdad que hay ciertas palabras que hacemos bien en evitar su uso porque tienen alguna relación con el paganismo y/o se usan para sustituir el nombre Yahweh, teniendo implicaciones teológicas que corregir (como es el caso de la palabra Dios) o nombres de deidades paganas como Báal/el Señor, por ejemplo, aun así, esos nombres aparecen en las Escrituras Hebreas. De manera que extrapolar este concepto a la mayoría de las palabras españolas, basándose más que todo en la fonética, como hacen algunos, es claramente un extremismo peligroso. Prueba de ello es el hecho de que hay quienes teniendo esta tendencia rehúsan usar una larga lista de palabras, entre las cuales podemos mencionar las palabras “gloria”, “santo” y hasta la palabra “pan”. Nada más lejos de la verdad y más cerca del fanatismo religioso, lo cual podría traer consigo consecuencias negativas en la vida diaria del creyente. Esta es una tendencia muy parecida a la de los grupos evangélicos conservadores que entienden que son pecados cosas como el uso joyas, tomar vino, bailar, etc; porque ellos entienden que es mundanalidad. Así han formado una mentalidad prejuiciosa en sus seguidores, viendo por todos lados al diablo, juzgando todo como malo y condenando a los que practican tales cosas.

Una característica de la “AYIN” (Asamblea de Yahweh Internacional) es su interpretación y aplicación de las Escrituras, siempre de una manera razonable y balanceada. Por lo cual, mediante este estudio procuraremos desde esa perspectiva presentar nuestro entendimiento en cuanto a la palabra “Amén”, mediante un análisis gramatical y una búsqueda del sentido teológico más profundo implícito en ella.

Para comenzar, debemos decir que existe un amén de uso religioso y otro de uso seglar:

Uso seglar

Diccionario RAE

Entre otros usos que son modismos del idioma español, encontramos que:

Amén: Es un apócope de “a menos de”; se usa para “además de”, “a excepción de”, “fuera de”, etc.

Sirva esto como un dato informativo ya que nuestro interés está en el estudio del “amén” de uso religioso. Por lo tanto veamos el significado religioso de esta palabra:

Diccionario Strong

H543 אָמֵן G281 ἀμήν  = amén

De origen hebreo [H543]; propiamente firme, i.e. (figurativamente) confiable, digno de confianza; adverbio ciertamente (a menudo como interjección así sea): amén, de cierto.

El primer detalle en hacer notar, es que además del diccionario Strong, otros diccionarios bíblicos como los diccionarios “Tuggy”, “Swanson”, “Vine”, “Vila-Escuain”, etc y distintas enciclopedias seculares, afirman que esta es una palabra de origen hebreo. Esto contradice la opinión de quienes argumentan que los masoretas crearon la palabra “Amén” y que esta se deriva de una mezcla de conceptos hebreos y paganos.

Realmente el contenido explicativo del término “Amén” en los distintos diccionarios es demasiado amplio para presentarlo todo aquí, así que haremos una síntesis de todo este concepto para los fines de este estudio.

En resumen podríamos decir que:

1.- “Amén” es una palabra de origen hebreo, que pasó sin modificación al griego, al latín y a todos los idiomas modernos, es decir, este término es una transliteración desde el hebreo y significa: “Así sea”, “en efecto”, “en verdad” o “ciertamente”. Aparece por primera vez, en el libro de Bamidbar (números) 5:22 y en los escritos del evangelio se emplea sin traducir, tal como está, con mucha frecuencia; Mateo: 30 veces; Marcos 15 veces, Lucas 16 veces y Juan 25 veces.

2.- Aun con el paso del tiempo, este término, ha conservado su originalidad.

3.- Tiene su raíz en el término “Amán”. Strong de H539.

Diccionario Vine AT

‘aman (אָמַן, H539) = «estar seguro, ser duradero; confiar, creer».

De este verbo se derivan tres términos: ‘amen («amén» 30 veces; p. ej. Sal_106:48), emet («verdadero» 127 veces; p. ej. Isa_38:18) y emûnah («fidelidad»).

Gén 15:6 (VIN) Y porque puso su confianza (H539 אָמַן aman) en Yahweh, Él se lo contó por justicia.

De manera que, cuando decimos AMÉN no solo estamos afirmando la veracidad de un enunciado que acabamos de oír, sino que también confirmamos que lo adoptamos para nosotros mismos como un principio de vida y lo hacemos parte integral de nuestra existencia. Según esto, la palabra “AMÉN” lleva implícita la idea tanto de confirmar una verdad así como también de asumir un compromiso solemne respecto a esa verdad.

Composición Gramatical

ןמא AMÉN se escribe = alef א – mem מ – nun Sofit ן

*Ahora pasemos a considerar el términoAmón

Los detractores del término amén argumentan que “Amón” se trata de una helenización del nombre egipcio Amen; aunque en Wikipedia se puede leer que también su transliteración es “Imen”. Dicen que Amen  es  también  el  nombre  de  Zeus  (Griego)  y Júpiter  (Romano)  y  que ha  sido  una  de  las  tantas palabras paganas que a través de los siglos han sido ingresadas por los hombres a las Sagradas Escrituras. Esta es una acusación grave y temeraria

Pero veamos cuantos “Amón” existen en las Sagradas Escrituras:

1.- Una tribu descendiente de Ben-Ammi (hijo de lot con su hija menor) que se llama «hijos de Amón» y algunas veces «Amón» (=Amonita); Núm_21:24

2.- Gobernador de Samaria bajo Acab, 1Re_22:26

3.- Hijo de Manasés, sucesor como rey de Judá, 2Re_21:18

4.- Siervo de Salomón, Neh_7:59

5.- Dios de Tebas, Jer_46:25

*Hay una pequeña diferencia gramatical entre estos términos que se leen “Amon”; un término Ammón (H5983) se diferencia de los otros restantes en su escritura, ya que este comienza con ayin ע y contiene mem reduplicada, mientras que los otros se escriben con alef א, sin reduplicar la mem .

Diccionario Strong – H5983

עַמּוין Ammón de H5971 (Pueblo); tribal, i.e. innato; Ammón, un hijo de Lot; también su posteridad y su país: Amón, amonita.

H528

אָמוין Amón de derivado egipcio; Amón (i.e. Ammón o Amn), deidad egipcia (que se usa solo como adjunto de H4996 «Nó»): Amón, multitud.

H527

אָמוין amón variación de H1995 (Hamón); gentío: multitud, tumulto.

H526

אָמוין Amón lo mismo que H525; Amón, nombre de tres israelitas: Amón.

H525

אָמוין amón de H539 (amán/raíz de amén), probablemente en el sentido de entrenamiento; habilidoso, i.e. Arquitecto [como H542]: criado (de criarse), criar, -se, ordenar.

Así como se diferencian en escritura, también se diferencian en significado, ya que cada uno de estos términos, como hemos podido ver, tienen una connotación diferente.

Diccionario Biblico de Vila Escuain

Amon en español, es el termino egipcio «amun» (que ya vimos que también se translitera “imen”, que significa «el ser escondido, invisible». Principal divinidad de Tebas, la capital del Alto Egipto. Esta ciudad recibía también el nombre de No-Amón, por el nombre de su Deidad (Jer. 46:25; Nah. 3:8). Bajo su signo, los egipcios expulsaron a los hicsos. Amón vino a ser el principal Elohim del panteón egipcio, y con frecuencia era llamado Amón-Ra.

[Tebas: en Hebreo No Amón, antigua ciudad de Egipto situada a 670 km al sur de El Cairo; Tebas H4996 «Nó» era la capital del alto Egipto; y Amón H528, el dios principal de la ciudad. Por lo que “No-Amon” significa “la ciudad de Amon” o “Tebas de Amon”. Véase Jer 46.25 n., y cf. Ez 30.14-16].

*La escritura nos dice lo siguiente:

Jer 46:25 (BTX) Dice YHVH Sebaot, Dios de Israel: He aquí Yo castigo a Amón, dios de Tebas, A Egipto, con sus ídolos y sus príncipes, Y a Faraón, y a quienes confían en él.

Jer 46:25 (RVR) Yahweh de los ejércitos, el Poderoso de Israel, ha dicho: He aquí que yo visito el pueblo de Amón de No, y a Faraón y a Egipto, y a sus poderosos y a sus reyes; así a Faraón como a los que en él confían.

Nah 3:8 (BTX) ¿Eres tú mejor que Tebas,° La que se sentaba entre los ríos, rodeada de muchas aguas, Cuyo baluarte era el Nilo, Cuyo muro se elevaba desde el río?  

Nah 3:8 (RVR) ¿Eres tú mejor que No-amón, que estaba asentada entre ríos, cercada de aguas, cuyo baluarte eral mar, y del mar su muralla?

De estos, tomaremos para su análisis el término Amón H528 (Strong), ya que es este el relacionado con una deidad egipcia.

Composición Gramatical

ןוֹמּע AMÓN se escribe = ayin ע – mem  – vav nunן.

Al revisar y comparar la composición gramatical hebrea de los términos “Amén” y “Amón”, se puede comprobar que no se escriben igual, no tienen una misma raíz y por lo tanto no significan lo mismo.

De manera que lo parecido entre ambos términos es su fonética; ya dijimos en un principio que la palabra “Amén” pasó sin modificación al griego, al latín y a todos los idiomas modernos, siendo entonces una transliteración desde el hebreo a estos idiomas.

*Transliterar consiste en representar los signos de un sistema de escritura mediante los signos de otro.

Veamos a continuación cómo fueron transliterados estos términos en las escrituras griegas de la Septuaginta y los Escritos Nazarenos:

EJEMPLOS:

Amén

1.- Neh 8:6 Ezrá bendijo a Yahweh, ha’Elohim; y todo el pueblo, alzando las manos, respondió: “¡Amén! ¡Amén!” Luego se inclinaron y se postraron ante Yahweh con el rostro en el suelo.

(LXX Septuaguinta) Και ηυλογησεν εσδρας κυριον τον θεον τον μεγαν και απεκριθη πας ο λαος και ειπαν αμηνG281 επαραντες χειρας αυτων και εκυψαν και προσεκυνησαν τω κυριω επι προσωπον επι την γην

2.- Rom 15:33 (RVR) Y el Poderoso de paz sea con todos ustedes. Amén.

(Griego – Westcoot/Hort)  ο G3588:T-NSM El δε G1161:CONJ pero θεος G2316:N-NSM Dios της G3588:T-GSF de la ειρηνης G1515:N-GSF paz μετα G3326:PREP con παντων G3956:A-GPM todos υμων G4771:P-2GP ustedes αμην G281:HEB amén.

Tanto en el texto griego de la Septuaginta como en el texto griego de los Escritos Nazarenos, el término “Amén” se encuentra escrito con las letras griegas alfa/α-mi/μ-eta/η-ni/ν; lo cual se pronuncia de la misma forma que en el español, “Amén”.

Amón

1.- Jer 46:25 (RVR) Yahweh de los ejércitos, el Poderoso de Israel, ha dicho: He aquí que yo visito el pueblo de Amón de No…

(LXX Septuaguinta) ιδουG2400 INJ εγωG1473 P-NS εκδικωG1556 V-PAI-1S τονG3588 T-ASM αμωνG300 N-PRI…

2.- Mat 1:10 Yejizqiyahu procreó a Menasheh; Menasheh procreó a Amón; Amón procreó a Yoshiyahu.

(SNT/ Estephanus) εζεκιας δε εγεννησεν τον μανασση μανασσης δε εγεννησεν τον αμων αμων δε εγεννησεν τον ιωσιαν

(Textus Receptus) εζεκιαςG1478 N-NSM  δεG1161 CONJ  εγεννησενG1080 V-AAI-3S  τονG3588 T-ASM  μανασσηG3128 N-ASM  μανασσηςG3128 N-NSM  δεG1161 CONJ  εγεννησενG1080 V-AAI-3S  τονG3588 T-ASM  αμωνG300 N-PRI  αμωνG300 N-PRI  δεG1161 CONJ  εγεννησενG1080 V-AAI-3S  τονG3588 T-ASM  ιωσιανG2502 N-ASM

Comparación de Composición Gramatical

Amón = Αµων – Se escribe en griego, alfa-mi-omega-ni

Amén = Αµην – Se escribe en griego, alfa-mi-eta-ni

En base al análisis gramatical y a la información aportada por diccionarios y enciclopedias, podemos concluir entonces que “Amen”, es una palabra hebrea de origen caldeo, y posiblemente sumerio. Lo que sitúa al término en una antigüedad mínima de 3.000 y máxima de 6.000 años. Pasó al cristianismo, como “Amén” y al Islam como “Amín”. Y no guarda relación con el termino Amen-Imen-Amon- o Amun de la deidad egipcia.

El origen egipcio del nombre de la deidad es “Imen”, que paso luego a ser “Amen”, de ahí al griego y al español como “Amon” y al inglés como “Amun”.

Así que es perfectamente utilizable el término “Amen”; por ser escritural, no escribirse igual que “Amón” en hebreo ni en griego, y por tener diferente significado.

Por otra parte, es importante decir que dentro del judaísmo se utilizan los acrónimos o acrósticos para denotar nombres de personajes, palabras, lugares, etc. Como por ejemplo:

Tanakh: T=Toráh (Instrucción); N= Nevim (Profetas): K= Ketuvim (Escritos)

Así mismo, la palabra Amén” es también un acróstico compuesto de tres letras: א Alef/“a”), מ Mem/“m”) y ן Nun Sofit o Nun final/“n”.

א = Alef = Elohim = Elohim

מ = Mem = Melej = Rey

ן = Nun (final) = Neeman = Fiel

Esto es la expresión: EL Mélej Neemán, la cual significa “El Poderoso Rey es fiel”.

REFLEXIÓN FINAL

(Sentido teológico)

Quizás para algunos esto pueda parecer irrelevante, pero en realidad tiene una implicación teológica importante, en vista de que quienes enseñan esto, juzgan de idolátrica la palabra “Amén”, entendiéndola como nombre propio de una deidad egipcia, sin darse cuenta de que podrían estar blasfemando contra Yahweh Avinu y contra su hijo, el Mesías Yahoshúa; siendo que este término se usa en las Sagradas Escrituras para referir atributos de Yahweh, como son la fidelidad y la verdad (Deu_7:9 – Isa_65:16) y como un título del Mesías, el Amén  de acuerdo con el texto que ha servido de base principal para este estudio:

Apo_3:14(RVR) Y escribe al ángel de la asamblea en LAODICEA: He aquí dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación del Poderoso”

En este texto se nos muestra como la palabra amén está relacionada con fidelidad” y “verdad”, por lo cual Yahoshúa lleva este título, por ser “el testigo fiel y verdadero de Yahweh”.

No creo que alguno tenga mala intención con esto, pero viéndolo así, cabría preguntarse si el extremismo religioso no podría estar llevando a muchos a ofender a nuestro creador y a nuestro Mesías al entregarle un título tan sublime como este, que solo le fue dado al Mesías llevar, a una deidad pagana. Amen-Imen-Amon- o Amun, no es “el testigo fiel” sino que Yahoshúa es “el Amén”.    

Esto es lo peligroso del asunto, ya que hay quienes, sin haber escudriñado por completo, enseñan y aseguran que esto es así. Y lo más triste es que muchos de los que los oyen, siguen el mismo camino, y dan esto por sentado, sin tampoco haber investigado o comprobado nada. Hay que tener cuidado con esto y con muchas cosas que se consiguen por internet, hay quienes queriendo ser sabios se hacen necios y hay quienes presumen de conocer mucho hebreo, pero cometen graves errores por ignorancia de muchas reglas gramaticales.

En el siguiente enlace (http://www.network54.com/Forum/109838/thread/1001165320/Amen) se puede ver un foro etimológico, no religioso, donde se discute este tema y uno de los participantes (de nombre “otismo”) dice algo con lo que estoy de acuerdo, entre otras cosas: “Me he quedado sorprendido por cómo se relaciona o une algo con otro algo y se permite hablar no a la realidad sino al pensamiento y elucubraciones, en cierta forma basadas en conjeturas pero no en aportaciones reales”.

Y ya para finalizar, quiero decir que si debiéramos revisar cada palabra que encontramos en nuestro idioma para dejar de usar las que tengan un origen pagano, quizás nos sorprendería la cantidad de palabras que podrían estar dentro de esa categoría.

Solo voy a mencionar dos ejemplos que tienen que ver también con la lengua hebrea:

1.- Shamash: era el dios del sol y la justicia en la mitología mesopotámica.

Shamash: en hebreo quiere decir, asistente, cuidador, custodio y sirviente de la sinagoga.

2.- Moisés: En esta web (http://www.cayocesarcaligula.com.ar/Textos/Moises_Freud/01.html) se puede leer lo siguiente:

Se cree que el nombre Moisés deriva de la supresión de una parte del nombre egipcio original que habría tenido este personaje, puesto que en el antiguo Egipto se colocaba el nombre de un dios antes de la palabra mses. Por ejemplo Ramsés significaba ‘engendrado por Ra’.

¿De dónde procede este nombre; qué significa? Como se sabe, ya el relato del Éxodo, en su segundo capítulo, nos ofrece una respuesta. Allí se narra que la princesa egipcia, cuando rescató al niño de las aguas del Nilo, le dio aquel nombre con el siguiente fundamento etimológico: «Pues yo lo saqué de las aguas.» Mas esta explicación es a todas luces insuficiente. Un autor de Jüdisches Lexikon (Enciclopedia Judía de autores alemanes que apareció en la década de 1920) opina así: «La interpretación bíblica del nombre «el que fue sacado de las aguas» es mera etimología popular, y ya la forma hebrea activa (Moshé podría significar, a lo sumo: el que saca de las aguas) está en pleno desacuerdo con ella.» Podemos apoyar esta refutación con dos nuevos argumentos: ante todo, sería absurdo atribuir a una princesa egipcia una derivación del nombre sobre la base de la etimología hebrea.

En cambio, desde hace mucho tiempo y por diversos conductos se ha expresado la presunción de que el nombre Moisés procedería del léxico egipcio.

Según el autor de la obra titulada “History of Egypt” (1906), a la cual se concede la mayor autoridad: «Es notable que su nombre, Moisés, sea egipcio. No es sino el término egipcio «mose» (que significa «niño») y representa una abreviación de nombres más complejos, como, por ejemplo, «Amen-mose», es decir, «niño de Amon», o «Ptah-mose», «niño de Ptah», nombres que a su vez son abreviaciones de apelativos más largos: «Amon (ha dado un) niño», o «Ptah (ha dado un) niño». El nombre abreviado «Niño» se convirtió pronto en un sustituto cómodo para el complicado nombre completo, de modo que la forma nominal Mose se encuentra con cierta frecuencia en los monumentos egipcios. El padre de Moisés seguramente había dado a su hijo un nombre compuesto con Ptah o Amon, y en el curso de la vida diaria el patronímico divino cayó gradualmente en olvido, hasta que el niño fue llamado simplemente Mose. (La «s» final de Moisés procede de la traducción griega del Antiguo Testamento. Tampoco ella pertenece a la lengua hebrea).

Lo antes dicho también se puede ver en los comentarios de de versiones de la Biblia, como por ejemplo, “Biblia Textual” y “Dios Habla Hoy”, además del diccionario bíblico de Moisés Chávez.

¿Se dan cuenta de lo que pasaría si le aplicamos este pensamiento a todas las palabras con alguna raíz pagana? ¿Cómo deberíamos llamar entonces a Moshé? ¿Tendremos que dejar de llamar “shamash” a un ayudante en el ministerio? Cada uno saque sus propias conclusiones. Shalom.

 Leogomez.

YAHOSHÚA EL PRIMOGÉNITO

Posted on Actualizado enn


¡¡¡Yahoshúa el Primogénito!!!

Por: YOEL BEN YISASJAR.

Según esta otra posición,  como Yahweh es eterno, y su palabra, la cual moraba dentro de el, también lo es, Entonces la palabra de Yahweh manifestada, que es Yahoshúa, es eterna y es Yahweh. Siendo además, la primer manifestación del Padre, antes de toda creación, por eso es “primogénito”.

 Otra falacia más, para aquellos que intentan demostrar la trinidad. En este caso, cuando se habla de “primogénito”, haciendo adrede un uso equivocado de este termino, tratando de demostrar lo que no es e incluso mintiendo, cuando, como he podido ver en un sitio web, se atreve esta gente, refiriéndose a Strong, y diciendo que este termino según dicho diccionario, significa que Mashiaj no fue creado sino producido (????), ya que está desde antes de cualquier creación. Cuando en realidad, aquí este término del griego “prototokos” (primogénito) se refiere a que “él” (Mashiaj) está por “encima de toda la creación”. Lo que denota, prioridad, superioridad, y excelencia, y no establece ninguna igualdad absoluta para con Yahweh. Y esto es lo que explica el diccionario Strong, de esta manera, con absoluta claridad. Con lo que cualquier otra interpretación, corre por cuenta de cada persona y su imaginación. Pero no de una realidad, escritural, y ni aun como hemos visto de lo escrito, por este traductor.

 Esto dice el diccionario Strong: PRIMOGÉNITO

prototokos (protovtoko”, 4416), primer nacido (de protos, primero, y tikto, engendrar). Se utiliza de Cristo como primogénito de la virgen María (Luk_2:7);  en su relación con el Padre, se usa para expresar su prioridad sobre, y preeminencia por encima de, la creación, no en el sentido de ser el primero en nacer. Los cinco pasajes del NT que con respecto al uso de este término tienen que ver con Cristo pueden exponerse cronológicamente de la siguiente manera: (a) Col_1:15; (b) Col_1:18 y  Rev_1:5; (c) Rom_8:29; y (d) Heb_1:6.

BENDICIONES***

*****************************************************************************************

ANÁLISIS DE LA PALABRA “EJAD”

Posted on Actualizado enn


Análisis de la palabra “ejad”

Por: Yosef Álvarez

(Editado por Leogomez)

La teoría trinitaria que dice que YHWH es una “Deidad compuesta” basándose en una doble premisa:

1)  que el término hebreo elohim es un plural numérico, y

2) que la palabra hebrea ejad no significa «uno» sino una unidad compuesta. Se reclama que  ejad no significa «uno como entidad singular sino como entidad plural compuesta,» mientras que yajid significa «uno» con el sentido de una entidad singular.

Cuando uno compara este argumento con la manera en que se usan las dos palabras en las Escrituras  Hebreas se hace evidente que eso es una falacia. No está apoyado por las Escrituras, sino solamente por un deseo honesto de defender el dogma romano de la Trinidad.  Coteje los siguientes pasajes por usted mismo y vea si ejad no significa una entidad, única, singular, simple.

Usos de ejád en las Escrituras:
1. Como uno entre varios otros:
Gén.  2: 11 ‑ el nombre del uno era Pishón. (Heb.) Gén. 2:21 ‑  una de las costillas del hombre. (NIV) Gén. 3:22 ‑ llegar a ser como uno de nosotros. Cant. 4:9 ‑ con una mirada de tus ojos.

2. Como artículo indefinido:
Éxo. 29:1 ‑ toma un toro joven. Éxo. 29:3 – ponlos en una canasta.
1 Rey. 22:8 ‑ Hay aún un hombre.

3. De algo único en su propia clase:
Gén. 27:3 8 ‑ ¿Tienes una sola bendición, padre mío? Gén. 42:11 ‑ Somos hijos de un mismo hombre.
Sal. 27:4 ‑  Una cosa he pedido a Yahwéh. Sal. 53:3 ‑ …quien haga el bien, ni aún uno. Ecl. 2:14 ‑  la misma suerte les tocó.
Ecl. 3:19 ‑ todos tienen un mismo aliento. Cant. 6:9 ‑ Mi perfecta es única la única hija.

4. De un hombre solo (solitario):
Ecl. 4:8 ‑ Había un hombre solo.
Ecl. 4:11 ¿Cómo puede un hombre calentarse solo?
Mal. 2:10 ‑ ¿No tenemos todos un mismo Padre… un mismo Elohim?

5. De uno en contraste con muchos:
Isa. 51:12 ‑ Abraham… era sólo uno.

6. Como el adverbio “solo”:
Jos. 22:20 ‑ no fue el único que murió [Lit.: no sólo él murió].
Ecl. 4:10 ‑ Pobre del solo. [Heb. Pobre del que es él solo]
1 Crón. 29:1 ‑  Sólo a Salomón ha escogido.

7. Como un numeral consecutivo:
Jos. 12:9‑14 ‑ el rey de Yerikó uno… uno… uno. Etc.

Usos de yajid:

1. Como alguien único en su clase: (sinónimo de ejad en No. 3)

Gen 22:2 ‑ Toma a tu hijo, tu único hijo.
Jer. 6:26 ‑ Llora como un hijo único.
Zac. 12:10 ‑ Como se llora por un hijo único. Prov. 4:3 ‑ un único hijo de mi madre.

2. Como adjetivo:
Sal. 25:16 ‑ Estoy solo y afligido.
Sal. 68:4 ‑ Elohim pone al solo en familias.

3. Como adverbio: (sinónimo de ejad en No.6)
Job 34:29 ‑ está… sobre un hombre solamente. (H) Sal. 86: 10 ‑ Tú solo eres Elohim.

4. Como un verbo: (unirse)
Gen. 49:6 ‑ que no me una a la asamblea.
Isa 14:20 ‑ No te unirás a ellos en sepultura.

Con  esta   evidencia  interna   de  las  Escrituras,  es  perfectamente  sano  concluir  que  cuando Deuteronomio 6:4 dice “Yahwéh nuestro Poderoso en Un Yahwéh,” significa exactamente que Yahwéh es Uno, Único, Singular, Solo, Absoluto, Simple, no compuesto.

YAHOSHÚA EN EL SENO DEL PADRE

Posted on Actualizado enn


Yahoshúa en el seno del Padre

(Juan 1:18 Al Todopoderoso nadie lo vio jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo declaró).

Por: Yoel ben Yisasjar

(Editado por Leogomez)

Hay quienes mantienen esta posición según la cual, se afirma que Yahoshúa estaba en el Seno de Yahweh, antes de ser “producido”, por lo tanto era parte de Yahweh mismo y eterno como él. Por eso, es Yahweh.
Pues bien, aceptar esto, es aceptar que existieron y existen dos Yahweh, desde antes de la creación. Lo cual es absolutamente ilógico, e irrazonable. Puesto que aunque Mashiaj ya existiera antes de la creación (lo cual no se trata acá) eso no significa que el sea Yahweh. [Así que no existen dos Yahweh, ni como algunos dicen, Yahweh mayor y Yahweh menor, no existe en las escrituras, más allá de la imaginación personal].
Y la frase “estar en el Seno”, no significa que estaba dentro del pecho físico de Yahweh, sino que como en otros varios casos, que se pueden comprobar fácilmente, en las escrituras, aquí se está refiriendo a una “posición de privilegio, honra, y de bendición”, y tampoco aquí se establece nexo alguno hacia una igualdad para con Yahweh. Si aceptáramos este mismo criterio, tendríamos que aceptar que porque nosotros salimos también de Yahweh, [ya que como sabemos todas las rujot (almas), proceden de Abba Yahweh, porque él las creo], entonces nosotros también somos cada uno Yahweh. Lo cual no es ya una herejía, sino una absoluta aberración.

Esto dice el diccionario Strong:
SENO:
1. kolpos (kovlpo”, 2859), significa: la parte frontal del cuerpo entre los brazos; de ahí, reclinarse en el seno se decía de aquel que se reclinaba de tal manera a la mesa que su cabeza venía a cubrir el seno del que tenía delante (Jn_13:23). Por ello se utiliza, en sentido figurado, de un lugar de bendición con otro, como con Abraham en el paraíso (Lc_16:22; plural en el v.23), de la costumbre de reclinarse a la mesa en el seno, un puesto de honor; de la relación eterna y esencial del Mesías con el Padre, en toda su bienaventuranza y afecto (Jn_1:18).

Comentario Final
Es muy común ver explicaciones que son “fraudulentas”, en muchos sitios web. Sucede que algunos cambian, el real significado de los términos, para tratar de probar lo improbable, y mantener en ignorancia a los demás.

BENDICIONES***
YOEL BEN YISASJAR.

*****************************************************************************************

El ANTIGUO Y EL NUEVO PACTO

Posted on Actualizado enn


El ANTIGUO Y EL NUEVO PACTO

Por: YOEL ben YISASJAR

El presente es uno de los artículos de la serie de comentarios, donde se muestra el pensamiento que refleja, desconocimiento de las “Raíces Hebreas del Mesías”. Por eso se responde a estas aparentesobjeciones. Por medio del presente, solo se pretende mostrar las diferencias de pensamientos, tratando de acabar, en parte, con la “discriminación” de la que son objeto, aquellos que dedican su vida, al estudio a fondo de las escrituras. Y por lo cual se los tilda, de legalistas y sin espíritu.

[Palabras del objetor en anaranjado].

 *******************************************************************

[Tomado de una pagina Web de creyentes].

****************************************************************************

¿Qué diferencia existe entre “Mateo 5:43 y Mateo 5:44“? o bien…¿Qué diferencia existe entre “aborrecerás a tu enemigo (Mateo 5:43)” y “bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen(Mateo 5:44)?

Bueno, ante todo, escribir esto, demuestra, desconocimiento absoluto, de la diferencia entre “Pacto y Torá” y se mezclan los conceptos, como si fueran iguales cuando en absoluto, lo son. Pacto es una cosa y Torá otra. Pacto es el compromiso a obedecer la ley. Y Torá, es la instrucción, que nos da la ley. Por lo que “el Pacto cambió, pero la Torá NO”. Y gracias a Mashiaj Yahoshúa, lo que antes era externo, ahora es interno. Pero que ahora sea interno, no significa dejar de cumplirlo, sino que por el contrario, ahora debemos cumplirlo, sin necesidad de que nadie nos recuerde que debemos hacerlo. Porque ya es parte de nuestra naturaleza, o al menos lo es para los que se consideran Israel de Yahweh. Así que cada uno piense ¿Es parte de Israel delante de Yahweh, o no?

Los enemigos que se mencionan aquí, son los “IMPÍOS”, y no cualquier persona común. Lo cual no es lo mismo, ya que Impío es aquel que vive en pecado blasfemando contra Yahweh, y constituyéndose en su enemigo. Por lo que los gentiles, no necesariamente son todos impíos, ya que no todos se constituyen enemigos de Yahweh, ni viven blasfemando contra el.

Además una cosa son nuestros enemigos, y otra son los enemigos de Yahweh. A quienes si se puede descalificar por completo, es a los Impíos, que se gozan viviendo de espaldas a Elohim, luchando contra el, siendo sus enemigos.

Veamos estos pasajes:

Sal 139:19  De cierto,  oh Elohim, harás morir al impío; Apartaos,  pues, de mí, hombres sanguinarios.

Sal 139:20  Porque blasfemias dicen ellos contra ti; Tus enemigos toman en vano tu nombre.

Sal 139:21   ¿No odio,  oh Yahweh, a los que te aborrecen, Y me enardezco contra tus enemigos?

Sal 139:22  Los aborrezco por completo; Los tengo por enemigos.

Pues lo que vemos aquí, es simplemente, la reacción de David, de no soportar (aborrecer), a los IMPÍOS, que blasfemaban contra Yahweh, y luchaban contra el.

Pero en absolutamente, en ninguna parte de este u otro pasajes, se enseña a ODIAR, a los enemigos. El ODIO al que el Mesías Yahoshúa hacía referencia era, el INCULCADO por los judíos, que no le daban el VERDADERO CUMPLIMIENTO a la TORAH. Ya que la Torá no ordenaba, o siquiera alentaba, el odio hacia otros. Sino que bien dice:

Lev 19:18  No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Yahweh.

Deu 10:17 Porque Yahweh vuestro Elohim es Elohim de dioses y Señor de señores,  Elohim grande,  poderoso y temible,  que no hace acepción de personas,  ni toma cohecho;

Deu 10:18  que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido.

Deu 10:19  Amaréis, pues, al extranjero;  porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

[Así dice la Biblia Reina Valera 95, en su sección “Notas”: Mateo 5.43 Cf. Lv 19.18. El amor al prójimo se extendía a los miembros del pueblo de Israel, y según Dt 10.18-19 también a los extranjeros residentes entre los israelitas.]

En el pasaje Dt 10:17 vemos claramente que Elohim, no hace acepción de personas.

No obstante, muchos “judíos celosos” llevaban al extremo contrario, esta situación, al amar solo a los que fueran sus hermanos judíos. Cosa que el Mesías, demostró, que no era orden de la ley (Dt 10:19), sino que era “mandamiento de hombres”, y por lo tanto, una aplicación equivocada de la ley, siendo el quien mostraría el verdadero cumplimiento de este precepto, como lo decía la TORAH y no como lo decían los hombres. Y justamente así lo hace, en Mateo 5:44.

Algunos ejemplos más de que en la Torá y en el Tanaj, no se ordenaba odiar a los enemigos, sino por el contrario, se inculcaba la misericordia:

Exo 23:4  Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo.

Exo 23:5  Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda?  Antes bien le ayudarás a levantarlo.

Pro 25:21  Si el que te aborrece tuviere hambre,  dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua.

Estos son un par de pasajes, de la Torá y uno del Tanaj. Y en ambos casos, no se inculca, o enseña a odiar, a nuestros enemigos, sino por el contrario se enseña a amarlos. Mostrado esto en la  ayuda, a pesar de ser nuestros enemigos, solo por el hecho de que estos, por alguna circunstancia lo necesitaran. Es decir que la Torá, enseña, que cualquiera que necesite ayuda, sean aun nuestros enemigos, aun así se los debe ayudar. Por lo tanto, la premisa de la Torá, es el “AMOR” y no el “ODIO”.

Para hacer resaltar la diferencia entre un pacto y el otro, es que acabo de formular las dos preguntas anteriores, y en base a dichos versículos es que voy a desarrollar la gran diferencia que existe entre seguir viviendo bajo la ley de Moisés, junto al viejo Adán, o bien, comenzar a vivir bajo la ley del Mesías, es decir, bajo la ley del espíritu en Cristo Yahshua.

De nuevo, se confunden términos. Torá (mal llamada Ley) no es lo mismo que Pacto. Así que decir que obedecer a los mandamientos de la Torá, expresados en leyes, es vivir o estar con el viejo Adán, es algo absolutamente equivocado. Vuelvo a decir, que lo que cambió, es el Pacto, no la Torá!!! Además “estar en la ley” y “estar bajo la ley”, no son cosas iguales, por lo que se continúa mezclando completamente los términos. Hay que estudiar, las diferencias, entre los términos y frases, que a veces, por las malas traducciones bíblicas, parecieran ser los mismo, cuando en realidad, no lo son.

Empecemos, con Mateo 5…

5:43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Mi primer aporte, es el siguiente:

Amarás a tu prójimo (Mateo 5:43), que es un mandamiento, que se encuentra tanto en el Viejo Pacto, como en el Nuevo Pacto, pero ¡ojo!, ¡mucho ojo!, ya que aborrecerás a tu enemigo, es decir, al impío (al hijo del Diablo), es un mandamiento que solo tuvo vigencia en el Viejo Pacto y ya no, en el Nuevo Pacto.

Bueno eso es algo completamente ERRADO. NO EXISTE NINGÚN MANDAMIENTO, QUE ORDENE O ALIENTE, ODIAR O ABORRECER A LOS ENEMIGOS.   Así que mejor ponerse a estudiar y dejar los preconceptos, antes de aseverar algo, de craso error. O sino ¿Muéstreme, en que lugar de la Torá esta dicho mandamiento que enseñe a odiar a los enemigos? Desde ya le digo, que no podrán hallar nada, porque no existe tal cosa, en ninguna parte de las escrituras. Es solo un desconocimiento tremendo de la Torá decir tal cosa. En la Torá, solo se insta a amar a Israel, y a todos los extranjeros, que estuvieran con ellos. O SEA LA TORÁ ORDENA AMAR A SUS VECINOS, AUN SINO ERAN JUDÍOS!!! ¿Así que alguien me quiere decir, de donde se saca tal afirmación? Eso es solo, y únicamente, un tremendo “prejuicio” hacia la Torá, como si fuera algo malo e inaplicable hoy día, que ya no sirve, y que se lo relaciona con los judíos. Cuando en realidad la Torá, tiene que ver más con el pueblo de Israel, que con los judíos. Cosas que son parecidas pero no iguales. Israel no es solo los judíos. Y además por sino lo sabían, los mandamientos de la Torá aplicaban, tanto a judíos como a extranjeros/gentiles. Solo los hombres “mal aplicaban” a veces, lo que decía la Torá, de ahí los problemas, discriminación y hasta odio, cosas que nunca fueron parte de la Torá y que el Mesías se encargo de demostrar. Hay que estudiar un poco más las diferencias, (en lo posible desde la lengua hebrea), para no confundirse, con los términos.

5:44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

Bueno, esto es simplemente, la CORRECTA aplicación de la TORAH. Ya que esta, exhortaba a amar, no solo a los hermanos judíos, sino también a los vecinos gentiles, y llegar incluso a hacer el bien a los enemigos, como ya se explicó, un poco más arriba. Y esta correcta aplicación de los principios de la Torá, la hizo el Mesías Yahoshúa. Debido a que los hombres, no seguían los principios de la Torá sino mandamientos de hombres, o lo que es lo mismo, distintas y variadas leyes rabínicas. Las que pretendiendo aplicar perfectamente la Torá, en realidad torcían, los principios de esta.

En el Nuevo Pacto, lo que se nos enseña es “bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;” (Mateo 5:44). Y ¿quiénes son éstos enemigos a los cuales tenemos que bendecid, haced bien y orad?, pues, estos son, simplemente, los hijos del Diablo, puesto que son ellos, los impíos, los que nos maldicen, nos aborrecen, nos ultrajan y nos persiguen. Pero ¡cuidado! porque el hecho de bendecid, haced bien y orad a los impíos no implica, en absoluto, que estemos amándolos a ellos, puesto que el amor no consiste en bendecir, en hacer el bien y en orar, sino en el hecho de compartir el mismo espíritu. Y esto es IMPOSIBLE que se de con nuestros enemigos, ¡los impíos!, ya que los impíos no son nuestros hermanos en Cristo, porque ellos tienen a otro padre totalmente distinto. Los impíos tienen como padre al Diablo, mientras que nosotros, los cristianos, tenemos como padre a YAHWÉH. Es decir, que… como ningún impío es nuestro prójimo, o nuestro hermano, por lo tanto no debemos amarlos ni tampoco odiarlos; perotenemos que bendecirlos, haciéndoles el bien, orando al Altísimo, para que esos enemigos (los impíos),  se arrepientan y se conviertan, así pasen a ser nuestros hermanos en Cristo, y cuando recién esto suceda, podremos entonces amarlos, porque ya serán verdaderos hermanos nuestros y de YAHSHUA.

En la BRIT JADASHÁ (Nuevo pacto), se enseñan estas cosas, que se detallan, en el párrafo que muestra. PERO ESTE NUEVO PACTO, NO ES UNA NUEVA TORAH, NI IMPLICA UNA NUEVA LEY. SINO QUE ES LA MISMA TORAH, PERO APLICADA CORRECTAMENTE. Y cuando se habla de “la ley del Mesías (Cristo)”, no se habla de otra cosa que de la misma Torah, OJO!!! Torah, no pacto!!! Pero ahora aplicada correctamente. Es decir, por sino quedó claro, la llamada “LEY DE CRISTO”, no es otra ley u otra Torah, sino, la correcta aplicación, de la misma!!! Y voy de nuevo, lo que cambió, es el PACTO no la TORAH, cuya instrucción sigue vigente, y ratificada por el propio Mesías y aun luego de el por los Shelujim (apóstoles), como por ejemplo Shaul (Pablo).

Correcto significado y/o aplicación: (PDT) Mat 5:17 “No piensen que he venido para destruir la ley de Moisés o los libros de los profetas. No he venido para destruirlos, sino para darles completo significado.

Permanencia y/o vigencia de la Ley: Mat 5:18 Les digo la verdad:  mientras existan el cielo y la tierra, no desaparecerá ni una letra ni una tilde de la ley hasta que todo esto se cumpla.

Exhortación a enseñar los mitzvot (mandamientos) de la ley: Mat 5:19 “Así que cualquiera que desobedezca alguno de los mandamientos más pequeños y les enseñe a otros a desobedecerlo, será llamado el más pequeño en el reino de Dios. En cambio el que los obedezca todos y enseñe a obedecerlos, será llamado grande en el reino de Dios.

Cumplir la ley, no con mandamientos de hombres: Mat 5:20 Porque les digo, no tendrán parte en el reino de Dios a menos que hagan lo que Dios quiere de una manera mejor que los maestros de la ley y los fariseos.

¿Y cual era esa forma, mejor de cumplir, la ley, que los escribas y fariseos? Pues simplemente, la forma en que el Mesías la cumplió y enseñó, con su correcta aplicación. Sin dejar nunca de cumplir los preceptos o mandamientos, pero ahora, cumpliéndolos, como los principios de la Torá estaban enunciados, según la voluntad de YAHWEH. Y ya no como los hombres lo hacían, bajo legalismos y ordenanzas humanas (que no eran parte de la torá).

Con estos pasajes de Mateo 5:43-44, aclaro: que  sí existe una diferencia, ¡¡una gran diferencia!!, afirmo yo, entre el Viejo Pacto, donde uno de los mandamientos fue el de aborrecer al enemigo, mientras que en el Nuevo Pacto este mandamiento ha cambiado totalmente, pasamos de aborrecer a bendecid, a hacer bien y a orard. Ahora, con el Nuevo Pacto, se nos enseña, que debemos vencer al enemigo (impío), a fuerza del bien y no a fuerza con el mal, por ello es que le bendimos, y le oramos al Altísimo, para que estos enemigos (los impíos ) se arrepientan y se conviertan en verdaderos hijos de Dios.

De nuevo digo, y afirmo, que no existe tal mandamiento de aborrecer al enemigo, en la Torá. Sino que esa era, la mala aplicación que hacían los hombres. Así, que del viejo al nuevo pacto, lo que cambia, es que bajo el nuevo, el Mesías enseña, la correcta aplicación, de las Mitzvot (mandamientos) de la ley. O sea a partir de ahora según YAHWEH y ya no mas según los hombres.

Pasemos, ahora, a Hebreos 8…

8:6 Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

8:7 Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.

Bueno, son variados, los aspectos a considerar, en este caso. Podría por comenzar señalando, que cuando se habla de “defecto” en cuanto al primer pacto, se esta hablando de PACTO, NO DE TORAH!!! Y vuelvo a decir que pacto era el compromiso a obedecer la Torá, y no la Ley misma, la cual si es sin defecto, pura y santa. Como lo dijo Shaul (Pablo):

Rom 7:12 De manera que la ley a la verdad es santa,  y el mandamiento santo, justo y bueno.

8:8 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;

8:9 No como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos, dice el Señor.

8:10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel. Después de aquellos días, dice el Señor:  Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo;

8:11 Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al

Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos.

8:12 Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.

El nuevo pacto es la BRIT JADASHÁ, termino hebreo que significa “alianza, convenio, pacto,etc”. Y una vez más, repito, que se refiere a “compromiso de obediencia” de parte del pueblo, y no se refiere a Torá que es instrucción. O sea que lo que se hace, nuevo es el compromiso a obedecer. Y para que el hombre, no dejara de cumplir, como ya había sucedido, en el pasado, es entonces que YAHWEH elabora algo mejor, un nuevo compromiso o Pacto. Pero esta vez en lugar de estar “externo”, al hombre, estaría “interno” a el. Con lo cual se aseguraba de que nadie dejara de cumplirlo, dado que ahora sería parte de la propia naturaleza del hombre. Y esto no es cosa del Nuevo Testamento, sino que ya estaba dictado, en el TANAJ (Antiguo Testamento):

Declaración de que se hará una Brit Jadashá: Jer 31:31  He aquí que vienen días, dice Yahweh,  en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

El hombre fue infiel a Yahweh, quebrando el pacto: Jer 31:32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto,  aunque fui yo un marido para ellos,  dice Yahweh.

La LEY, no cesa sino que ahora esta dentro de cada uno, para cumplirla:

Jer 31:33  Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días,  dice Yahweh:  Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;  y yo seré a ellos por Elohim,  y ellos me serán por pueblo.

Si la LEY deja de ser, no existe más Israel de Yahweh: Jer 31:36 Si faltaren estas leyes delante de mí,  dice Yahweh, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.

Así que si alguien se considera parte de Israel de Yahweh, pues el tal deberá cumplir, con las Mitzvot (mandamientos) de la LEY!!!! La diferencia radica, en que ahora ya no son una norma impuesta, sino que forman parte de nosotros los creyentes, los que son del Israel de Yahweh. O sea que se nos invita a cumplir y obedecer, como parte de nuestra nueva naturaleza, en el Mashiaj (mesías).

8:13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

Y vamos, por enésima vez. Pacto Nuevo SI, Torá Nueva NO!!! La Torá sigue absolutamente vigente. Así que lo que desapareció es el viejo compromiso de obediencia, no la ley, preceptos, o mandamientos.

9:1 Ahora bien, aún el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal.

9:10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

Bueno al parecer, se saltea aquí, los versículos 2/3/4/5/6/7/8/9 y se pasa directamente al versículo 10. Con lo cual no es posible ver, que aquí la escritura se esta refiriendo, únicamente al “SERVICIO DEL TABERNÁCULO EN EL DESIERTO”. El cual tenía distintas ordenanzas para su funcionamiento. Y una vez venido, Mashiaj Yahoshúa, ya no es por supuesto necesario ningún tabernáculo, ni sacrificios. O SEA QUE AQUÍ NO SE DICE QUE AHORA LA TORÁ HUBIERA SIDO ABOLIDA O CONCLUIDA EN ALGUNA FORMA POR EL MESÍAS. Sino que en esta Brit Jadashá (nuevo pacto), el tabernáculo, y el sacrificio, son el Mesías mismo. Hay también, que conocer que de todos los 613 Mitzvot (mandamientos) de la Ley, no todos “aplican” de la forma en que lo hacían en la antigüedad, este es un claro ejemplo de ello.

La LEY no dejó de ser, ni  las Mitzvot, acabaron, sino que bajo esta nueva alianza o pacto, muchas de ellas aplican de manera distinta, pero aun así siguen siendo vigentes. [Por ejemplo: Las Mitzvot correspondientes a los Sacrificios, continúan vigentes; pero ahora el Sacrificio es uno solo y para siempre, entiéndase el del Mesías: Heb 9:26  De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo;  pero ahora,  en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.]

9:11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,

9:15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

9:16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador.

9:17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive.

El Mesías es el Tabernáculo viviente, y el sacrificio por todos los sacrificios y para todas las épocas y tiempos:

Heb 9:28  así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos.

Todo esto bajo esta Nueva Alianza o Pacto, cuyo Mediador es el Mesías. Y ninguna de estas cosas, determina, en absoluto, que la LEY caducó, fue abrogada, o concluida, en manera alguna. Así que aun esta, por lo tanto, en plena vigencia. La GRACIA y la LEY pueden convivir perfectamente, aunque a muchos les cueste creerlo!!!

Mi segundo aporte, es el siguiente:

Mientras Cristo, el testador, vivió, el Viejo Pacto, o Antiguo Testamento, tuvo vigencia, pero cuando Cristo, el testador, murió, con su muerte se confirmó que el Viejo Pacto caducó, y es desde allí, desde su muerte en el madero, donde comienza el Nuevo Testamento, a tener vigencia, es aquí, donde empieza el Pacto Nuevo, a perpetuar, y no antes, ni después, sino desde el momento en que, Cristo, murió en el madero.

Y se continua mezclando y confundiendo términos. Viejo Pacto no es Antiguo Testamento!!! Aunque aparenten parecerse. Como ya dije varias veces Pacto es el compromiso a obedecer. Y el término “Antiguo Testamento” se refiere al Tanaj, con lo cual se abarca a todos los libros, no solo a los de la Torá, sino también a los Neviím (profetas), y los Ketuvim (poesía, historia). Así que al decir esto se estaría diciendo, no solo que la Torá no esta vigente, sino que ya no tiene validez alguna todo el llamado A.T. (antiguo testamento) completo los 39 libros. Por otro lado cuando el Mesías muere, se sella o lleva a cabo la Nueva Alianza, y esta entra en vigencia, cuando la Ruaj haKodesh (espíritu santo) sella a los creyentes, poniendo la Torá(con toda su instrucción y sus leyes) dentro de cada uno de ellos (los que son parte del Israel de Yahweh). Así que lo que caducó ahí no es la Torá, o Ley, sino el viejo compromiso (ya roto) a obedecer. Por lo tanto una vez más, repito, la Ley sigue vigente, bajo una Nueva Alianza.

El Nuevo Pacto o Alianza, es guiado por el Espíritu, sin excluir la letra, pero ya no basándose en ella, sino en el cumplimiento de la LEY pero a través del Espíritu Santo: 2Co 3:6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra,   sino del espíritu; porque la letra mata,  mas el espíritu vivifica.

El Nuevo Pacto, lleva al cumplimiento de la LEY, bajo la guía del Espíritu, no bajo normas externas de hombres (entiéndase, leyes rabínicas). Dado que es la Ruaj haKodesh (espíritu santo) la que da vida a la Torá, y a cada parte de la Ley: Rom 7:14  Porque sabemos que la ley es espiritual;…

El Espíritu Santo guío a los Profetas, en sus palabras escritas: 2Pe 1:21 Ninguna profecía fue dicha por el impulso de algún hombre. Todo lo contrario, los profetas hablaron de parte de Dios, guiados por el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo de Elohim, está en medio de la Torá y de todo el Tanaj:

2Ti 3:16  Toda la Escritura es inspirada por Elohim,  y útil para enseñar, para redargüir,  para corregir, para instruir en justicia.

(Y sabemos, que aquí se estaba refiriendo Pedro a la Torá y el Tanaj, ya que aun no existía el llamado Nuevo Testamento).

La Sabiduría y el conocimiento, de aquellos, que estudian a fondo las escrituras y dedican su vida a ello, no es humana, sino que viene de lo alto; la enseña la Ruaj haKodesh (espíritu santo) : 1Co 2:13  lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

Pero aquellos, que juzgan, discriminan y maldicen, esto es solo porque no entienden, al no tener discernimiento del Espíritu Santo; así que para esa gente, todo esto de las “Raíces Hebreas” semeja a locura: 1Co 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Elohim, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Con la muerte de Cristo, nuestro Señor, en el madero, ya murió el viejo Adán, pero solo murió el viejo Adan para aquellos que ya estamos viviendo, ahora, bajo la ley del espíritu santo, y no para los que aún continuan bajo la ley Mosaica. Los que tenemos una fe viva en Cristo Yahshua, nuestro Salvador, sabemos con certeza que es así, porque nuestra fe viva en Dios Padre y en Dios Hijo, así nos lo dicta e indica.

Pero… y los que todavía están sujetos a la antigua ley ¿podrán entendernos?…

Y siguen, las confusiones de términos. “Estar bajo la ley” y “Estar en la ley”, no son la misma cosa. “Estar bajo la Ley” es tener la ley aun, en forma “externa”, o sea sin el Mesías. Y “Estar en la Ley” es tener la Torá dentro del corazón, escrita en nuestro interior, cumpliéndola como el Mesías Yahoshúa, o sea según el verdadero sentido, con que fue escrita, según la voluntad de Yahweh.

Y vale aclarar que “LEY DE CRISTO-LEY DEL ESPÍRITU SANTO- LEY MOSAICA”, son absolutamente lo mismo!!!! Aunque a muchos, les cueste creerlo y entenderlo. La ley del Mesías, es sobre la que el habló, predicó y enseñó, o sea la Torá. La ley del Espíritu Santo, es la letra VIVA, de cada parte de la Ley, o sea la Torá. Y la ley Mosaica, es la Instrucción de Yahweh a los hombres, o sea también es la Torá. Estas tres cosas, son la misma cosa!!! Una Torá; una Ley; una Instrucción. Distintas formas de llamarla, pero una sola y misma cosa.

Lo que no se debe hacer, por nuestro bien. Es intentar estar bajo el primer pacto, ya que este no esta vigente más. Sino que ahora estamos, con la misma Torá, la misma Ley, la misma Instrucción, pero una Nueva Alianza!!! Todo confluye y encaja perfectamente, sin problemas, más que para aquel, que quiere tenerlos!!! Ya que el que sea ciego espiritual, siempre estará sometido a las tinieblas!!!

Mat 15:14 Dejadlos;  son ciegos guías de ciegos;  y si el ciego guiare al ciego,  ambos caerán en el hoyo.

BENDICIONES***

YOEL ben YISASJAR.

*********************************************************************************************************

LA CIRCUNCISIÓN – BERIT MILAH

Posted on Actualizado enn


“La Circuncisión en los Escritos Nazarenos”

Por J. A. Alvarez

(Advertencia: No escribo esto con ánimo de polemizar con nadie. Estoy consciente de que algunos judíos mesiánicos practican la circuncisión, aunque algunos dicen que es voluntaria. Mi posición sobre el tema es contraria a eso pero respeto la opinión de todos.)

¿Por qué surgió el tema de la circuncisión en los escritos de Pablo? ¿Por qué Pablo no cuestionó la celebración de las Fiestas judías por parte de los creyentes mesiánicos provenientes de la gentilidad, y sin embargo fue tan enérgico en expresarse acerca de la circuncisión? En realidad, ¿refutó Pablo la necesidad de la circuncisión, o la aprobó?

El origen de la disputa
En Hechos 15:1 se registra:
“Ciertos hombres que habían bajado desde Judea se pusieron a enseñarles a los hermanos que si no se circuncidaban conforme a la institución de Moisés, no podrían salvarse,” (Las Escrituras Mesiánicas)
Pablo y Bernabé tuvieron “una gran contienda” (v.2 ) con esos hermanos y, después de reunirse en Jerusalem con los apóstoles y los ancianos de la comunidad nazarena, llegaron todos a esta conclusión: “Nosotros creemos que nos salvamos por el favor del Maestro Yahshúa el Mesías, del mismo modo que ellos,” [los judíos], (Hechos 15:11 LEM)

Acreditación de Pablo
Antes de continuar con el tema de la circuncisión, es necesario hacer una reflexión sobre quién era Pablo. Hace un tiempo nos llegó un escrito de un objetor que concluía que Pablo era un falso apóstol, un farsante, un jactancioso y que no fue reconocido ni aceptado por la “iglesia” primitiva como apóstol del Mesías, para lo cual citaba el escritor varios textos bíblicos.

¤En primer lugar, ese tipo de ataques es común en la política. Cuando no hay suficiente base para atacar los postulados de un político, sus adversarios atacan su persona, tratando de hacerlo parecer como un ser corrupto e indigno de confianza. Los que hablan así de Pablo son generalmente personas que fomentan la idea de que los creyentes mesiánicos tiene que circuncidarse para ser verdaderos israelitas. Y como Pablo se opone a esa idea, lo atacan cruelmente a falta de mejores argumentos.

¤En  segundo  lugar,  es  obvio  que  los  que  así escriben  sacan  de  contexto  y  aplican  mal muchos versículos

¤En tercer lugar, no hay necesidad de escribir una larga tesis para refutar la teoría de los que desacreditan a Pablo como apóstol; un solo texto derriba y completamente todos sus argumentos, y este texto es de la pluma nada menos que del apóstol Pedro:

“Y tengan entendido que la larga espera de nuestro Maestro es para salvación, como les escribió también nuestro amado hermano Pablo conforme a la sabiduría que se le ha dado. De estas cosas habla él también en todas sus cartas, en las que hay algunos pasajes difíciles de entender, que ignorantes e inestables tuercen, como también las demás Escrituras, para su propia destrucción.” (2 Pedro 3:15, 16 LEM)

Este pasaje nos enseña tres verdades básicas:

1. Primero, que Pablo era aceptado y apreciado por los demás apóstoles como un hermano genuino. Si hubiera sido un falso apóstol, Pedro no lo habría descrito como “nuestro amado hermano Pablo.” Pedro habría sido el primero en desenmascarar a Pablo como falso apóstol. Pero éste no es el caso.

2. Segundo, Pedro habla de “la sabiduría que se le ha dado” (a Pablo). Si Pablo hubiera sido un falso apóstol, habría mostrado una sabiduría simplemente humana, producto de su propio intelecto. Pero Pedro dice que la sabiduría de Pablo “se le ha dado,” obviamente por el Mesías. Sobre esto véanse los pasajes donde Pablo habla de las revelaciones que tuvo de parte del Mesías.

3. Tercero, Pedro equipara los escritos de Pablo con “las demás Escrituras.” Esto es mucho decir. Para Pedro los escritos de Pablo eran también Escrituras (queriendo decir inspiradas), por lo tanto es obvio que su reclamo de apostolado es genuino y válido. Y siendo éste el caso, quienes tuercen sus escritos, lo hacen para su propia destrucción.

Como decimos en español, “nada mas con el testigo.”Sin embargo, precisamente debido a este hecho, muchos han optado por rechazar no sólo a Pablo sino a todos los Escritos Mesiánicos, y finalmente rechazan a Yahshúa como el Mesías. He tenido muchas experiencias con los tales.

Incidente Aleccionador

Sin embargo, después de aquella decisión de Hechos 15:11, en Hechos 16:1-3 se relata un incidente aleccionador: Pablo mismo hizo que Timoteo se circuncidara. ¿Por qué lo hizo? ¿Para que Timoteo alcanzara la salvación? Es obvio que no. ¿Para que Timoteo se hiciera judío? Tampoco, porque Timoteo ya era judío por ser hijo de una mujer judía (aunque su padre era griego). Entonces, ¿por qué Pablo hizo circuncidar a Timoteo? El texto lo dice: porque “Pablo quiso que Timoteo fuera con él” en un viaje misionero, y “por motivo de los judíos que había en aquellos lugares” (en Listra e Iconio). Hay dos lecciones básicas en este pasaje:

1. Primero, Timoteo estaba sin circuncidar, y sin embargo, según el versículo 2, “gozaba del aprecio de los hermanos que había en Lista e Iconio” (Hech 16:2). Es decir, Timoteo era un creyente en Yahshúa, un judío nazareno, judío por nacimiento y creyente por la fe. Nadie le había dicho a Timoteo que tenía que circuncidarse para ser un verdadero judío nazareno. Tampoco Pablo le dijo tal cosa.

2. En segundo lugar, el texto afirma claramente por qué Pablo hizo circuncidar a Timoteo: “por motivo de los judíos que había en aquellos lugares,” (v3). Pablo iba a predicar al Mesías entre los judíos, y quería llevar a Timoteo consigo. Si se hubiera llevado a Timoteo sin circuncidar, los judíos no creyentes en Yahshúa habrían hallado enseguida un motivo para rechazar a este equipo misionero por tener una persona incircuncisa. La incircuncisión de Timoteo habría sido un impedimento para que los judíos tan siquiera escucharan la predicación de Pablo y Timoteo. De manera que podemos decir sin ambages que Pablo hizo circuncidar a Timoteo por conveniencia; sí, para no dar lugar a un rechazo prejuiciado por parte de los judíos.

De manera que, basado en este precedente, si un creyente mesiánico de la actualidad desea, por ejemplo, vivir en Israel, ser aceptado como ciudadano israelita o como miembro de una comunidad judía tradicional, puede circuncidarse, pero entonces lo haría por conveniencia. (El problema con esto es que para ser miembro de una comunidad judía tradicional se le requerirá no sólo circuncidarse sino también rechazar a Yahshúa como el Mesías, cosa que algunos han hecho para su propio perjuicio.)

Sin embargo, esto es muy diferente a decir que los creyentes mesiánicos tienen que circuncidarse por “la Ley de Moisés,” como la llama el autor de Hechos, para ser parte de Israel. Algunos argumentan que la circuncisión es parte de la Ley de Yahwéh, parte de la Alianza. Sin embargo, un análisis objetivo de Romanos 2:25 invalida ese argumento. Ahí dice Pablo: “La circuncisión ciertamente sirve para algo si cumples la ley; pero si la violas, tu circuncisión no te sirve para nada,” (LEM).

¿Para qué entonces, pregunto, sirve la circuncisión si cumples la ley? Sirve para identificarte como descendiente de Abraham e hijo de la Alianza, porque la circuncisión es la señal de la Alianza. Pero si no cumples la ley de la Alianza, entonces de nada te sirve la circuncisión. El punto clave aquí es este: En este pasaje Pablo hace una clara distinción entre la Ley y la circuncisión; no es la misma cosa. La ley es el término de la Alianza, y la circuncisión es la señal de la Alianza. No hay que confundirlas.

¿Cómo sabemos que Yahwéh hizo esa distinción y que no es un capricho de Pablo?

Léase Génesis 17:11 “Ustedes circuncidarán la carne de su prepucio, y esa será la señal de mi alianza entre ustedes y yo.
¿Lo ve usted? Yahwéh mismo dice que la circuncisión es “la señal de la Alianza.” Una cosa es la Alianza y otra es la señal; una cosa es la Ley y otra es la circuncisión. No son la misma cosa. La importancia de esto la veremos más adelante.
Pablo recalca el concepto que estamos discutiendo al decir: “Por otro lado, si el incircunciso cumple los requerimientos de la ley, su incircuncisión se le contará como circuncisión. Y ese incircunciso, cuando cumple la ley, te juzgará a ti, que con tu código escrito y tu circuncisión violas la ley”.

De nuevo Pablo hace una distinción entre la ley, que es el código escrito, y la circuncisión. Note con cuidado el pasaje de Romanos 4:9-12:
“Pero ¿cuándo se le contó [a Abraham la fe como justicia]: antes o después de circuncidarse? No fue después sino antes; la circuncisión se le dio luego como señal, como sello de la justicia por la fe que tenía antes de estar circuncidado; así viene a ser padre de todos los creyentes no circuncidados,” (LEM).

Y aquí es donde Pablo hace su famosa y controvertida afirmación: “Porque el verdadero judío no es el que lo es exteriormente, ni la verdadera circuncisión es la exterior en el cuerpo. Judío es el que lo es por dentro; y circuncisión es la del corazón, hecha por el Espíritu, no por imposición de un código; el que es así recibe alabanza no de los hombres, sino de Yahwéh,” (Rom. 2:28-29 LEM). Véase también Rom. 3:30-31.

Algunos argumentan que la circuncisión del corazón no excluye a la del prepucio; pero este pasaje enseña que sí la excluye. De manera que un hombre puede estar sin circuncidar y seguir la fe verdadera, como también puede hacerlo estando circuncidado; no hay diferencia, ni una forma es superior a la otra.

Pablo no estaba solo en esto

Muchos ignoran que Pablo no fue el único judío que no requería la circuncisión de sus conversos. En el judaísmo tradicional antiguo hubo incluso rabinos y misioneros judíos que no requerían la circuncisión de sus conversos. Véase esta cita el libro Judaism and the Christian Predicament (El judaísmo y el dilema cristiano), por el Rabino Ben Zion Bokser, página 168:

“Hubo misioneros judíos en el mundo antiguo que buscaron hacer conversos para su fe entre los paganos. Pero sus esfuerzos no siempre se inclinaban a hacer conversos formales, a llamar a la gente a apartarse de sus costumbres particulares para entrar a la fe judía. Los que estaban dispuestos a entrar a la fe judía eran recibidos tras la debida preparación e iniciación. Pero tenemos, por ejemplo, el caso del misionero judío Ananías, quien en realidad disuadió al príncipe de Abilene de tomar este paso cuando el último estaba ansioso por hacerse un converso del judaísmo. Ananías le urgió que siguiera los principios universales del judaísmo sin una conversión formal, diciéndole que debía adorar a Dios sin circuncidarse aún cuando él había resuelto seguir enteramente la ley judía; cuya adoración a Dios era de un valor superior a la circuncisión,’ (Josefo, Antigüedades XX 2:4). Dentro de sus propias religiones nativas era posible que la gente lograra progreso espiritual y moral, abandonara la superstición y la falsedad, y reconociera la soberanía universal de Dios y la primacía del orden moral, viniendo a ser en espíritu uno con el pueblo judío aunque técnicamente no parte de él.”

¿Sorprendente? Esta cita es de un rabino judío tradicional una verdadera joya. Y esto fue exactamente lo que reclamó Pablo, el fariseo de fariseos.

Los que quieren imponer la circuncisión sobre los creyentes mesiánicos deberían estar al tanto del sentir oficial de los rabinos judíos sobre este tema. Véase esta cita del mismo libro:

“Un maestro moderno de judaísmo expresó esta doctrina [la enunciada en la cita anterior] sucintamente cuando dijo: ‘En cuanto a las otras religiones… ni su absorción ni su destrucción es la meta y la esperanza de Israel, como tampoco es nuestro objetivo eliminar las entidades nacionales. Nuestro objetivo es ayudarles a alcanzar un desarrollo más elevado y a eliminar sus elementos más degradantes, de esta manera ellos se unirán a la fuente de la que se nutre Israel y vendrán bajo la influencia de sus fructíferas verdades … Esto aplica aun a los cultos paganos y ciertamente más a aquellas religiones que se fundamentan, en parte, en las enseñanzas de la Toráh’,” (Ídem p. 168).

De manera que se puede ver una completa y total armonía entre lo que enseña Pablo y esa posición judía respecto a otras religiones. De hecho, en los comentarios judíos de la Toráh usted encontrará esta declaración: “Un gentil que observa la Toráh está en un nivel superior al del Sumo Sacerdote.” Obviamente, esto se refiere a un incircunciso, de otro modo no lo llamarían “gentil.” Esto es exactamente lo que dijo Pablo en Romanos 2:26 al 29

Significado de la circuncisión bajo la fe mesiánica

El apóstol inspirado Pablo nos dice claramente cuál es el significado de la circuncisión en la fe mesiánica:

“¿Fue llamado alguno siendo circunciso? No deshaga su circuncisión. ¿Ha sido llamado alguno siendo incircunciso? No se circuncide. La circuncisión no significa nada, y la incircuncisión no significa nada; lo importante es guardar los mandamientos de Yahwéh,” (2 Corintios 7:18-19 LEM).

[Algunos dicen que este argumento de Pablo no tiene sentido porque la circuncisión no se puede deshacer. Los que tal argumentan ignoran que el historiador Josefo da testimonio de que algunos judíos bajo la persecución de Antioco Epífanes acudían a los médicos para deshacerse quirúrgicamente su circuncisión, (1 Macabeos 1:14, 15). Es claro que se puede, y Pablo lo sabía].

De nuevo Pablo hace una distinción entre la circuncisión y la observancia de la ley divina. Ciertamente, toda la evidencia apunta a que uno puede observar los mandamientos divinos, y obtener sus bendiciones, sin estar circuncidado.

Note lo que enseñó el espíritu santo a través de Pablo:

“Consideren que soy yo, Pablo, quien les dice esto: Si se dejan circuncidar, el Mesías no les servirá de nada… porque en el Mesías Yahshua de nada vale estar circuncidado o sin circuncidar, lo que vale es la fe que actúa mediante el amor” (Gálatas 5:2-6). En los versos 4 y 5, que no hemos citado, Pablo aclara que dice estas cosas por aquellos que buscan justificarse en virtud de una ley.

Note otro aspecto que recalca Pablo:

“Los que quieren presentar buenas apariencias en lo humano, esos son los que quieren obligarlos [a los conversos gentiles] a circuncidarse… porque ni aun los mismos circuncidados guardan la ley; sin embargo quieren que ustedes se circunciden para así ellos jactarse de que lograron eso de ustedes.. Porque lo que vale no es estar circuncidado o no, sino ser una nueva criatura” (Gálatas 6:12-15).

Nadie podría hacerlo más claro de lo que lo hizo el apóstol a los gentiles.

¿Somos gentiles?

Algunos piensan que lo que identifica a uno como gentil es que no está circuncidado y lo que lo identifica como judío es que está circuncidado. Este argumento no pasa la prueba porque las mujeres judías no se circuncidan y son tan judías como los varones. Pero aun en cuanto a los hombres hay algo más que decir.

El pasaje de Efesios 2:11-13 es muy importante. Aquí Pablo, en primer lugar, dice que los creyentes en el Mesías que estaban en Éfeso antes “eran gentiles,” “estaban sin el Mesías,” y “estaban lejos [de Israel],” todo en tiempo pasado.

En el verso 19 concluye que “ya no son extranjeros ni peregrinos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Yahweh.” Esa familia es obviamente Israel, a la que entran los gentiles conversos cuando aceptan al Mesías, aun sin estar circuncidados.

De manera que, según el espíritu santo que inspiró a Pablo, el estar circuncidado no hace a uno más judío, ni el estar incircunciso lo hace menos judío. Él hace claro en otro lugar que el ser judío es una condición del corazón, “por dentro.”

Pablo advirtió a los creyentes mesiánicos en Filipos:

“Cuídense de los mutiladores; porque los verdaderos circuncidados somos nosotros los que adoramos a Yahweh en espíritu, y nos gloriamos en el Mesías Yahshúa, y no ponemos nuestra confianza en lo externo” (Filipenses 3:2, 3).

Aquí Pablo llama “mutiladores” a los que querían que los creyentes mesiánicos se circuncidaran. Éste es un término despectivo y nada halagador. También afirma en este pasaje que los verdaderos circuncidados son “los que adoran a Yahweh en espíritu.”

No veo cómo alguien puede hacer parecer como que Pablo no habló contra la circuncisión para los creyentes mesiánicos bajo la Nueva Alianza. Pablo sí habló contra esa práctica en términos tan enfáticos que no dejan lugar a dudas.

La nueva circuncisión

Muchos no han captado la importante enseñanza del pasaje que voy a citar ahora. Léalo con discernimiento:
“En él [Mesías] fueron ustedes también circuncidados con una circuncisión que no se hace a mano, sino mediante el despojarse completamente de las inclinaciones carnales del cuerpo, por medio de la circuncisión del Mesías, la cual recibieron AL SER SEPULTADOS CON ÉL EN LA INMERSIÓN [el bautismo]…” (Colo. 2:11, 12).

Hay tres enseñanzas importantes en este pasaje:

1. Primero, que la circuncisión que Yahweh requiere de los creyentes mesiánicos que provienen de la gentilidad es una circuncisión espiritual, en el corazón.
2. Segundo, que esa circuncisión que recibe el creyente es la circuncisión del Mesías, la que se le atribuye al creyente por imputación. Lo mismo que la justicia del Mesías, que se le atribuye al creyente por imputación, como si fuera suya propia.
3. Y tercero, que esa circuncisión imputada del Mesías se recibe en el momento de la inmersión (el bautismo).

El espíritu de santidad nos enseña que aun desde los tiempos de Abraham la circuncisión física en el prepucio era una señal externa de la circuncisión espiritual del corazón. Y lo más importante es que nos enseña también que desde la instauración de la Nueva Alianza la inmerisón (el bautismo) es la señal externa de esa circuncisión espiritual.
Por lo tanto es claro: La inmersión mesiánica viene a sustituir a la circuncisión física como señal de la Alianza. Por eso el bautismo, la inmersión en agua, es tan importante para el creyente. La inmersión es un símbolo fácil de realizar, y carece del elemento mutilante de la circuncisión en el prepucio. Además, es un símbolo más apropiado que la circuncisión porque lo pueden recibir tanto las mujeres como los hombres.
(Otros pasajes dignos de consideración son los siguientes: Hechos 21:18-26; Gálatas 2:1-5; 4:5-12; Colosenses 4:11; Tito 1:10; Jeremiah 9:24; Ezequiel 44:9; y Deuteronomio 10:16.)

Citas importantes de autoridades bíblicas

Ahora, note con cuidado las siguientes citas de autoridades bíblicas:
Interesantemente, Juan también incluye una reveladora información acerca de los que asistieron a «la pascua de los judíos» (Juan 11:55).

Durante el tiempo del Mesías, ciertos gentiles observaban las fiestas también: «Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta,» (Juan 12:20).

La palabra griega para «griego» (helenos) típicamente se refiere a «un griego por nacionalidad…en un sentido más amplio el nombre abarca todas las naciones no judías que hacen suyas la lengua, las costumbres, y la sabiduría de los griegos» (Léxico griego de Thayer, 200, por Biblesoft).

Estos «griegos» eran gentiles incircuncisos; por lo tanto se distinguen de los prosélitos. Sin embargo, «ciertos griegos» observaban los Días Santos y otras costumbres que no requerían circuncisión.

F.F.  Bruce,  en  su  Historia  del  Nuevo  Testamento,  dice:  «Las  tres  grandes  festividades  de peregrinación eran  (i)…la Fiesta de Panes Ácimos… (ii) la fiesta de Pentecostés… y (iii) la Fiesta de los Tabernáculos, o Cabañas. Judíos de todas partes de la Diáspora hacían un esfuerzo por venir a Jerusalem para una u otra de estas festividades. Con ellos venían prosélitos y hasta gentiles temerosos de Dios…» (1969, página 140).

Paul Johnson escribe en Historia del Cristianismo: «Philo, también, proyectó en su filosofía el concepto de una misión gentil y escribió: ‘No hay una sola ciudad griega o bárbara, ni un solo pueblo, al cual no  se  haya  diseminado  la  costumbre  de  observar  el  sábado,  en  el cual no  se  obedezcan  las festividades, el encendido de luces, y muchas de nuestras prohibiciones sobre comidas.’ Este reclamo era generalmente cierto. Una gran proporción de esos pueblos no eran judíos por raza. Ni eran plenamente judíos en el sentido religioso: esto es, pocos de ellos estaban circuncidados o esperaban obedecer la ley en todo su rigor. La mayoría de ellos eran Noájidas, o temerosos de Dios. Reconocían y adoraban al Dios judío y se les permitía mezclarse con los adoradores de la sinagoga para aprender la ley y las costumbres judías… generalmente no se esperaba de ellos que se hicieran judíos completos…» (1995, página 12).

De manera que es posible, y consistente con la enseñanza bíblica, que los creyentes mesiánicos practiquen la fe judía sin tener que circuncidarse. Esta es mi posición en base a la evidencia. Pero quien prefiera circuncidarse para hacerse judío, que lo haga, siempre que no lo haga para salvación ni se aparte del Mesías Yahshúa.Sin embargo, los hermanos que así piensan deben estar conscientes de este hecho: circuncidado o no, los judíos tradicionales no los aceptarán a ustedes como judíos mientras crean en Yahshúa. Es más, si usted se circuncida en la sinagoga Reformista o en la Conservadora, todavía usted no será aceptado como judío en la comunidad Ortodoxa. Las conversiones Reformista y Conservadora no son aceptadas en Israel para ciudadanía automática.

Muchos varones que han sido creyentes en el Mesías Yahshúa y ahora quieren practicar la fe hebrea como la ha conservado el judaísmo tradicional, se encuentran con la disyuntiva de ser aceptados como judíos a la vez que creen en Yahshúa. El problema se resuelve hoy como se resolvió en el siglo primero: Los judíos nazarenos, o creyentes mesiánicos, NO TIENEN QUE CIRCUNCIDARSE ni tienen necesariamente que reunirse con los judíos tradicionales rabínicos. Se pueden reunir en sus propias sinagogas, y adquirir las enseñanzas de los libros judíos tradicionales. Así forman una comunidad judía especial semejante a la del siglo primero: los Judíos o Israelitas Nazarenos.